Grupo antiislámico alemán jura no callar

Un grupo alemán que se opone a lo que llama "la islamización de Occidente" dijo que no lo harán callar pese a que fue cancelada su marcha semanal de los lunes debido a una supuesta amenaza terrorista contra uno de sus dirigentes.

La manifestación convocada en Dresde por Europeos Patriotas contra la Islamización de Occidente (PEGIDA, por sus siglas en alemán) fue cancelada, y la policía local prohibió todas las manifestaciones el lunes tras recibir la denuncia de una amenaza de muerte contra Lutz Bachmann, la figura más conocida de la organización.

Otra dirigente, Kathrin Oertel dijo que la cancelación "no significa que nos dejaremos amordazar, o ser privados del derecho de libertad de reunión y de opinión". Bachmann dijo que se realizará una manifestación la próxima semana.

El grupo ha sido objeto de fuertes críticas de políticos alemanes, pero sus dirigentes aseguran que no son racistas.

Aproximadamente 25.000 personas asistieron a la manifestación de PEGIDA de la semana pasada en Dresde, calculó la policía. Grupos similares en otras ciudades alemanas no han atraído tanto apoyo, y ha habido manifestaciones más grandes contra ellos.

Aunque políticos alemanes han argumentado que el grupo está incitando sentimientos racistas con retórica contra extranjeros, han respaldado su derecho a realizar manifestaciones.

"Como canciller, independientemente de si me gustan los contenidos, tengo un interés apremiante de asegurar que pueda haber manifestaciones en cada lugar en Alemania, porque es un derecho fundamental", dijo la canciller Angela Merkel en Berlín.

"La gran mayoría en Alemania rechaza a PEGIDA y ha tomado las calles contra PEGIDA en semanas recientes", dijo el ministro de Justicia Heiko Maas, un fuerte crítico de las manifestaciones en Dresde. "Eso debe continuar siendo posible, incluso si hubo absolutamente buenas razones para la decisión particular por parte de las autoridades de seguridad en Dresde".

En la vecina Dinamarca, un grupo que utiliza en nombre PEGIDA realizó el lunes una manifestación pacífica en el centro de Copenhague. La policía dijo que asistieron a la marcha a través de las calles de la ciudad alrededor de 200 personas, mientras que una protesta contra PEGIDA atrajo cerca de 350 personas.

Allan Teddy Wadsworth-Hansen, vocero de la policía, dijo que las marchas fueron realizadas "de manera ordenada", mientras la policía se esforzaba para mantener separados a los dos grupos. Nadie fue arrestado.