Ultraconservadores de EEUU buscan ya cómo revertir derrotas

Las elecciones primarias presidenciales en Estados Unidos deben esperar todavía un año más, pero los ultraconservadores ya comenzaron sus análisis sobre cómo revertir la cadena de derrotas del Partido Republicano en las elecciones nacionales.

Recuperar la Oficina Oval, a decir de muchos de los activistas que asisten a la Convención anual de la Coalición del Tea Party en esta ciudad, depende de elegir un candidato entre las filas del movimiento conservador, en lugar de un favorito más moderado como John McCain, que fue el caso en 2008, o Mitt Romney, en 2012.

"Hay mucha emoción aquí, una gran esperanza de que podamos ir por una dirección diferente", declaró Gerri McDaniel, dirigente del Tea Party en Myrtle Beach y colaborador en la realización de la convención de tres días inaugurada el sábado.

Unas 1.500 personas llegaron de 28 estados para escuchar a posibles aspirantes presidenciales, los cuales pretenden ganar apoyo político.

El senador Ted Cruz, de Texas, y el neurocirujano retirado Ben Carson tienen previsto pronunciar discursos el domingo. Para el lunes se prevé que lo hagan el ex senador Rick Santorum y el empresario Donald Trump.

Los organizadores dijeron que también habían invitado a los gobernadores Scott Walker, de Wisconsin, y Bobby Jindal, de Louisiana, así como a los senadores Marco Rubio, de Florida, y Rand Paul, de Kentucky. Todas estas personalidades declinaron su asistencia con el argumento de que les era imposible compaginarla con su agenda.

La sede de la reunión tiene una importancia particular porque Carolina del Sur efectuará en febrero de 2016 las elecciones primarias iniciales en la región sur, poco después de la asamblea del partido en Iowa y las primarias en Nueva Hamphsire.

Newt Gingrich, que ganó las elecciones primarias republicanas de 2012 en Carolina del Sur, ha declarado públicamente que no buscaría de nuevo la candidatura presidencial.

Por su parte, la corriente principal del Partido Republicano tiene tres posibles aspirantes: el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie; el ex gobernador de Florida, Jeb Bush; y el derrotado aspirante de 2012, Mitt Romney --toda una situación inusual.

Romney comenzó a decir a sus antiguos simpatizantes y colaboradores que considera buscar por tercera vez la candidatura presidencial republicana.

MacCain en 2008 y Romney en 2012 se consolidaron relativamente pronto al principio del calendario de las elecciones primarias y enfrentaron los desafíos animados de múltiples rivales de derecha pero que no tenían ninguna posibilidad de triunfo.

Es cierto que la campaña política de 2016 promete otra vez un numeroso contingente de aspirantes conservadores, pero personalidades de derecha confían en que alguno de sus abanderados tenga una oportunidad en caso de que continúe dividida la estructura de poder del Partido Republicano.

___

Barrow está en Twitter como https://www.twitter.com/BillBarrowAP