Grupo Estado Islámico deja libres a 200 yazidíes en Irak

El grupo extremista Estado Islámico dejó en libertad cuando menos a 200 personas de la minoría yazidí tras retenerlas cinco meses en Irak, dijeron funcionarios militares curdos el domingo agregando que en su mayoría se trata de prisioneros ancianos y enfermos que podrían frenar a los extremistas.

La mayoría de los prisioneros liberados tenían mala salud y presentaban signos de maltrato y abandono. Tres eran niños pequeños. Los ex cautivos eran interrogados el domingo y recibían atención médica en la localidad de Alton Kupri.

El general Shirko Fatih, comandante de las fuerzas curdas peshmerga en la ciudad norteña de Kirkuk, dijo a The Associated Press que al parecer los extremistas dejaron libres a los prisioneros porque los consideraban una carga.

"Probablemente era demasiado caro alimentarlos y cuidarlos", explicó.

Decenas de miles de yazidíes huyeron en agosto cuando los extremistas de Estado Islámico tomaron la localidad de Sinjar, en el norte del país, cerca de la frontera con Siria. Pero cientos de ellos fueron retenidos por el grupo y algunas mujeres yazidíes fueron utilizadas como esclavas, de acuerdo con grupos internacionales de derechos humanos y funcionarios iraquíes.

Los insurgentes trasladaron a los prisioneros desde la ciudad de Tal Afar, en el norte del país, y los dejaron el sábado en el puente Jazer, cerca de Irbil, la capital de la región curda.

"Estas personas se encuentran en muy mala condición, en especial la psicológica", dijo Hersh Hussein, representante de la oficina del gobernador de Irbil que se encontraba en Alton Kupri. "En cuanto a otras enfermedades proporcionamos los primeros auxilios y el tratamiento médico más importante".

Maha Faris Qassem, de 35 años, fue dejada libre con sus dos hijos pequeños, que tenían picaduras de insectos de la cabeza a los pies. Al parecer los menores tenían infectadas algunas partes donde presentaban las picaduras.

La mujer dijo que las condiciones de su cautiverio eran terribles y la infección no podía evitarse.

Los parientes de los ex rehenes se regocijaron al enterarse del regreso de sus seres queridos. Sofian Wahid, de 22 años, se alegró cuando supo que su abuela, de 85 años, era una de las personas liberadas.

"Conversé con ella por teléfono. Ella dijo: 'Si tú estás contento, yo estoy contenta'. Agradezco de rodillas a Dios que está de regreso", afirmó Wahid desde la localidad norteña de Dohuk. El joven dijo que ambos se reunirán el lunes.

"Algunas personas decían que la habían matado o decapitado. Rehusé creerlo. Algunas niñas que escaparon de Daesh dijeron que habían visto a varias personas, por eso mantuvimos la esperanza de que continuaría con vida", apuntó.

Unos 50.000 yazidíes --la mitad de ellos niños, según cifras de Naciones Unidas-- huyeron a las montañas próximas a Sinjar durante el ataque. Algunos permanecen allí.

El 8 de agosto, Estados Unidos lanzó ataques aéreos y arrojó desde el aire asistencia humanitaria en Irak, en parte debido a la crisis surgida en la montaña Sinjar.

Desde entonces, una coalición de ocho países ha efectuado más de 1.000 ataques aéreos en todo Irak en un intento para erradicar al grupo Estado Islámico, que ya controla un tercio de los territorios de Irak y Siria.

___

Salama informo desde Bagdad. El periodista de Associated Press, Qasim Abdul-Zahra, contribuyó a este despacho.