Dominicana: prisión preventiva a ex jefe policial antidrogas

Un tribunal ordenó el sábado un año de prisión preventiva al recién destituido director del departamento antidrogas de la policía dominicana, así como a seis agentes y dos fiscales, por su vinculación con la evasión de un cargamento de 950 kilogramos de cocaína.

La jueza de instrucción Wendy Martínez aceptó la solicitud de prisión preventiva presentada por la fiscalía con el argumento de que existen pruebas que comprometen a los acusados y a fin de que el Ministerio Público continúe la investigación.

Entre los nueve detenidos están el coronel Carlos Fernández y el teniente coronel Feliz Paulino, director y jefe de operaciones del departamento antinarcóticos de la policía, respectivamente. Los oficiales fueron destituidos de sus cargos y arrestados esta semana.

En la audiencia que comenzó el viernes por la mañana y concluyó la madrugada del sábado, los abogados de todos los implicados solicitaron la liberación de sus clientes por la supuesta falta de pruebas.

"Ahí están todas las pruebas, los testimonios, todo, cómo ocurrió la operación", dijo el viernes a periodistas el procurador general, Francisco Domínguez Brito, quien no asistió a la audiencia.

Entre las pruebas la fiscalía presentó están comprobantes de depósitos y títulos de propiedad y de vehículos que fueron adquiridos por algunos de los agentes con el dinero obtenido de la venta de la droga.

Algunos de los agentes entregaron a la procuraduría una pequeña parte del dinero en efectivo que recibieron por su actuación en el robo de los narcóticos.

Según el expediente, los policías y los fiscales participaron a fines de septiembre en el allanamiento de la vivienda de un narcotraficante, donde incautaron unos 950 kilogramos de cocaína.

El grupo había conseguido la orden allanamiento de un juez mediante documentos falsos, ya que ese tipo de operativos no corresponde al departamento policial antidrogas, encargado de la lucha contra el tráfico de estupefacientes en barrios, sino a la agencia estatal antinarcóticos, que es un órgano independiente de la policía.

La agencia antinarcóticos no participó del allanamiento.

El acta del operativo firmada por los fiscales indica que en el allanamiento no se encontró ningún ilícito, por lo que tampoco hubo decomiso ni arrestos.

El cargamento de 950 kilogramos de cocaína sí fue trasladada durante el allanamiento, pero nunca llegó a los depósitos de pruebas del Ministerio Público.

El expediente indica que los fiscales se quedaron con 250 kilogramos de cocaína y usaron a un policía para venderlos en el mercado local, mientras que el teniente coronel Paulino se quedó con otros 700 kilogramos y distribuyó beneficios entre los demás policías.

Inicialmente la procuraduría solicitó el arresto de tres fiscales y 21 policías, pero sólo 14 han sido detenidos.

Además de los siete policías y dos fiscales que ya fueron enviados a prisión preventiva, otros dos agentes comparecerán el lunes ante el tribunal.

El caso es uno de los más graves que involucra a policías con el narcotráfico, pero no el único, ha insistido Domínguez Brito.

Un informe de Amnistía Internacional de 2011 indicó que unos 12.000 policías dominicanos fueron destituidos entre 2007 y 2010 por corrupción.