Cubano Pedrito Martínez optimista en nueva etapa con EEUU

El destacado percusionista cubano Pedrito Martínez espera que la nueva coyuntura en las relaciones de su país con Estados Unidos impacte positivamente en lo cultural.

Aunque evita hablar de política y busca expresarse más con su tambor, Martinez vislumbra posibles cambios favorables.

"Eso es posible, es lo que queremos todos, un intercambio cultural siempre es una cosa que rompe esquema y nos ayuda a todos", dijo el también cantante cubano de jazz al preguntársele en una rueda de prensa el viernes sobre si prevé una reconciliación entre los artistas cubanos que están en el extranjero y los que han permanecido en la isla, tras los nuevos aires que soplan luego de la decisión histórica de ambos gobiernos de reanudar relaciones.

Martínez, de 41 años, salió de la isla en 1998 gracias a la invitación que le hizo la saxofonista canadiense Jane Bunnett de sumarse a las giras de su grupo en el extranjero. El cubano, oriundo de un barrio habanero con fuerte influencia de la rumba y que se hizo músico en la calle, decidió quedarse en Nueva York.

Sus presentaciones en un restaurante neoyorquino, conocido como Guantanamera, llamó la atención, sobre todo, de estrellas visitantes del pop, rock y el jazz.

Estableció hace varios años Pedrito Martínez Group, con el que grabó en 2013 un disco del mismo nombre y que ha sido nominado a los premios Grammy estadounidenses como mejor álbum de jazz latino.

El admite que el 50% de lo que sabe lo aprendió en Estados Unidos, en que hizo la transición de la rumba al género de jazz, aunque sin perder su identidad y ritmos folclóricos y afrocubanos. Incluso, él no ha dejado de regresar a su cuna musical.

"Yo voy a Cuba a (enterarme) qué está pasando de nuevo en la música", dijo el cubano, quien con su grupo participa en la 12da edición del Festival de Jazz de Panamá. "Cada vez que voy, siempre veo algo interesante que me encanta como suena".

Por otra parte, Martínez dijo que fue una sorpresa la nominación al Grammy al señalar que envió el disco a consideración de la academia con retraso.

"Para todo músico ese es como el escalón que estás esperando, la puerta para un mejor comienzo", señaló. "La gente loca con eso y pienso que ya nos puso en otro nivel".

En la puja están los álbumes "The Latin Side of Joe Henderson", de Conrad Herwig con Joe Lovano; "The Offense of the Drum", de Arturo O'Farrill & The Afro Latin Jazz Orchestra; "Second Half", de Emilio Solla y la Inestable de Brooklyn y "New Throned King", de Yosvany Terry.

Martínez también espera que su carrera se apuntale mucho más con la producción de su próximo disco, que estará a cargo del afamado cantautor de salsa panameño Rubén Blades. Esperan hacerlo en abril.

"Una colaboración con Rubén nos va a abrir muchas puertas", dijo Martínez.