Tras ataques en París, NY expande entrenamiento de policías

Luego de los ataques en París, el Departamento de Policía de Nueva York expande silenciosamente su entrenamiento para la que llama la más reciente amenaza terrorista: equipos de "tiradores activos" con fusiles de alto poder y preparados para abrir fuego.

El comisionado William Bratton dijo que el nuevo entrenamiento para la fuerza policial más grande de Estados Unidos se basa parcialmente en lo aprendido por un equipo de sus agentes que fue enviado a París y tuvo acceso especial a los lugares de los tiroteos.

"En breve estaremos emitiendo normativas que todo policía deberá incluir en sus libretas sobre la manera de lidiar con los tiradores activos", dijo esta semana Bratton, que subrayó que más agentes recibirán un entrenamiento similar al de la Unidad de Servicios de Emergencia, un grupo de agentes de élite de la policía de Nueva York que se hace cargo de los incidentes de mayor riesgo, como tiroteos y ataques terroristas.

Bratton añadió, sin ofrecer detalles, que otras iniciativas están siendo diseñadas para expandir "tanto nuestras capacidades disuasivas como de respuesta".

"Seguimos siendo, debido a quiénes somos y lo que somos en esta ciudad, el objetivo terrorista número uno del mundo", dijo. "No ha cambiado en el último año. Se expande porque el terrorismo se ha expandido".

Como resultado de los atentados de la semana pasada en las oficinas del semanario satírico francés Charlie Hebdo y en un supermercado kosher que dejaron 17 muertos, la policía de Nueva York elevó el nivel de alerta al máximo, movilizando equipos para vigilar lugares de alto riesgo, realizando operaciones de inteligencia en busca de alguna señal de planes para perpetrar un ataque como el registrado en París, y enviando recordatorios a sus 35.000 agentes para que se mantuvieran más atentos y que "tomen en cuenta las tácticas siempre que vayan en patrullaje".

La policía de antemano había recibido la orden de redoblar el patrullaje y asignar un agente a montar guardia de pie mientras otro se halle dentro del vehículo. Tales normas entraron en vigor después de la muerte a tiros de dos policías a bordo de su auto patrulla el 20 de diciembre, crimen realizado por un hombre trastornado emocionalmente que prometió por internet asesinar a dos "cerdos", y tras la publicación de un video de septiembre de 2014 en el que el grupo Estado Islámico exhorta a sus seguidores a "alzarse y matar a agentes de inteligencia, policías, soldados y civiles".

Bratton agregó que los esfuerzos para expandir la operación antiterrorista en Nueva York eran acelerados discretamente.

"Vamos a enfocar aún más energía y recursos en lo que mis predecesores crearon", declaró el comisionado. "Ellos crearon las capacidades antiterroristas más sólidas de cualquier ciudad en el mundo".

Más de 1.000 policías y analistas civiles son asignados a una misión antiterrorista diariamente y otros pueden ser llamados de ser necesario. El departamento cuenta con una red de miles de cámaras privadas y de las autoridades de la ciudad capaces de rastrear un bolso abandonado por mucho tiempo en una estación del transporte subterráneo. Los agentes han utilizado detectores de radiación. Los agentes además reciben smartphones y tabletas para sus actividades diarias.

Los lugares a los que son enviados los equipos de respuesta crítica son revisados todos los días, con base en amenazas, dijo John Miller, subcomisionado de inteligencia y antiterrorismo. No especificó cuáles son los lugares.

___

El periodista de The Associated Press Tom Hays contribuyó a este despacho.