Ban Ki-moon pide a salvadoreños que trabajen por la paz

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, pidió a los salvadoreños que trabajen juntos para mantener vivos los acuerdos de paz que hace más de dos décadas pusieron fin a la guerra civil que dejó 75.000 muertos y más de 8.000 desaparecidos, y afirmó que el país centroamericano aún enfrenta desafíos como la inseguridad y la exclusión social.

Ban dijo el viernes sentirse conmovido por los conflictos que se viven en todo el mundo y en los que la paz no es posible debido a que las diferencias son grandes y las heridas demasiado profundas. "A todos ellos les digo miren al pueblo de El Salvador, este es el mensaje de El Salvador al mundo, ese es su regalo a la humanidad, gracias El Salvador".

"Mi mensaje para todos los salvadoreños es que trabajen juntos para mantener vivo el espíritu de la paz, manténgamelo vivo profundizando la reconciliación y el dialogo", agregó durante el acto de conmemoración del aniversario de los acuerdos de paz que se firmaron el 16 de enero de 1992.

El presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén reconoció el país afronta graves problemas estructurales y dijo que para alcanzar la paz, hay que resolver la pobreza, la desigualdad de la mujer, los problemas de los infantes y los adultos mayores. "Hay que hacer una sociedad equitativa, eso es lo que estamos construyendo".

Dijo que en estos 23 años los salvadoreños han aprendido mucho. "Sabemos que aunque tengamos una sociedad marcada por intereses diversos, no necesitamos más la confrontación. Con el diálogo superamos la guerra, con el diálogo vamos a vencer los nuevos desafíos que enfrentamos".

El mandatario, uno de los firmantes de los acuerdos de paz como integrante de la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, rindió homenaje a "aquellos hombres y mujeres que dieron sus vidas por la paz en El Salvador". Entre los asistentes al acto se encontraban el expresidente Alfredo Cristiani (1989-1994) y miembros de las delegaciones del gobierno y la guerrilla que participaron en el proceso.

El secretario de la ONU recordó a los miles de muertos, los desaparecidos y el más de un millón de desplazados por la guerra y resaltó "el valor y la sabiduría que mostraron los líderes y el pueblo salvadoreño al elegir el camino de la paz".

Señaló que la experiencia de Naciones Unidas en el proceso de paz en El Salvador abrió un camino que después siguieron muchas operaciones similares del organismo multilateral en el mundo.

Para Ban, "la paz es un proceso que debe de construirse día a día" y afirmó que en la actualidad El Salvador debe de afrontar enormes desafíos como la inseguridad ciudadana, la exclusión social y la falta de oportunidades que impiden que muchos salvadoreños cosechen plenamente los beneficios del proceso de pacificación.

Dijo que en El Salvador cada cuatro horas una mujer o niña es víctima de violencia sexual, y que el 40% de los asesinatos que se cometen es contra niños, niñas y jóvenes.

También pidió que se respeten plenamente las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y que se redoblen esfuerzos para proteger los derechos de las víctimas.

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, afirmó que muchos de los acuerdos de paz orientados a la democratización del país no fueron cumplidos. "Lamentablemente destacan la instauración de la impunidad ante las graves violaciones a los derechos humanos y la discriminación de las victimas de crímenes atroces cometidos durante el conflicto, también la falta de voluntad para impulsar una reforma efectiva del sistema judicial", señaló.