Líder estudiantil hongkonés es liberado sin cargos

El joven líder de las protestas pro democracia que se prolongaron durante meses en Hong Kong se entregó el viernes, aunque fue liberado más tarde por la policía, que ha prometido perseguir a los líderes de las ocupaciones callejeras que bloquearon el tráfico del enclave financiero durante meses.

Joshua Wong, de 18 años, y otros tres miembros de su grupo estudiantil fueron informados de que se les estaba investigando por participar, organizar e incitar la participación en una asamblea no autorizada. Pero fueron liberados sin cargos tras negarse a quedar detenidos bajo fianza.

Los cuatro forman parte de los activistas y legisladores pro democracia que recibieron instrucciones de presentarse en el cuartel general de la policía para ayudar a la investigación sobre las protestas callejeras, que las autoridades declararon ilegales.

Wong dijo no estar nervioso, y que estaba preparado para un arresto, e hizo un gesto de victoria con la mano a sus seguidores al entrar en el cuartel general de la policía.

El joven prometió que habrá más manifestaciones del "Movimiento Paraguas" en el futuro y que cualquier arresto "sólo motivaría más a los estudiantes de secundaria y universidad para salir a la calle y sumarse a las protestas". Añadió que no estaba nervioso porque sería su tercer arresto.

Una portavoz de la policía no hizo comentarios sobre qué cargos podrían presentarse contra Wong.

Wong y los otros tres miembros del grupo Scholarism --Agnes Chow, Oscar Lai y Derek Lam-- dijeron en medios sociales que durante un interrogatorio, la policía les había mostrado videos en los que aparecían hallados en internet. Pero Wong dijo a la prensa en mensajes de texto que se había negado a responder a ninguna pregunta, de modo que la policía no tenía pruebas para acusarle, aunque le hicieron firmar un formulario reconociendo que las investigaciones continuarían y podría verse procesado más tarde.

Liderados por estudiantes, los manifestantes cortaron calles en tres zonas del enclave financiero chino el pasado otoño para pedir más libertad electoral de las que las autoridades en Beijing están dispuestas a conceder. El movimiento, y sus jóvenes líderes, lograron un gran apoyo inicial cuando la policía lanzó docenas de rondas de gases lacrimógenos contra los manifestantes, llamando la atención del mundo. Algunos manifestantes emplearon paraguas para protegerse durante las protestas, dando su apodo al movimiento.

Sin embargo, las protestas fueron perdiendo fuerza después de que el gobierno ignorase durante meses las peticiones de que el gobierno renunciase al requisito impuesto por China de que todos los candidatos a las primeras elecciones a líder del enclave, en 2017, sean filtrados por un comité próximo a Beijing.

Después de que la policía despejara el último campamento de protesta a mediados de diciembre, las autoridades prometieron investigar y arrestar a los "principales instigadores" en tres meses.

El impopular líder de Hong Kong, Leun Chun-ying, con respaldo de Beijing, advirtió en un discurso esta semana que la ciudad "degeneraría hasta la anarquía" si el desarrollo democrático no seguía las leyes.