EEUU: Contratista se declara culpable en caso de sobornos

Un contratista malasio de las fuerzas armadas en el centro de uno de los peores casos de corrupción de la Armada de Estados Unidos se declaró culpable de soborno y asociación delictuosa el jueves en una corte federal, pocas horas después de que un capitán admitiera haberle proporcionado información secreta a cambio de hospedaje en lujosas habitaciones de hotel y servicios de prostitutas.

Leonard Glenn Francis, el director ejecutivo de una compañía de Singapur que ha prestado servicio a embarcaciones de la Armada en puertos asiáticos durante 25 años, colocó sus manos a la espalda y jugueteó con sus dedos mientras le decía al juez que cambiaba su declaración de inocente a culpable.

Conocido en los círculos militares como "Leonard el Gordo" por su tamaño, Francis y su firma obtuvieron información secreta que le permitió a su compañía cobrar al menos 20 millones de dólares de más a los militares estadounidenses, de acuerdo con el acuerdo de culpabilidad. Los fiscales dijeron que el empresario proporcionó espléndidas habitaciones de hotel, servicio de prostitutas y boletos de avión a los oficiales de la Armada que cooperaron.

"Hoy el señor Leonard Francis ha asumido la responsabilidad de sus actos. Anhela tener un buen futuro", dijo su abogado, Ethan M. Posner.

Francis enfrenta una sentencia de hasta 25 años en prisión y su sentencia será dictada en abril. Él y su compañía deben pagar 35 millones de dólares, según el acuerdo.

Antes, en la misma corte, el capitán Daniel Dusek se convirtió en el oficial de mayor rango en la Armada en presentar su declaración de culpabilidad después de su primera comparecencia en la corte federal de San Diego y renunciar a su derecho de presentar su caso ante un jurado investigador federal.

Un total de cuatro oficiales de la Armada han sido acusados, y el fiscal Mark Pletcher dijo que la investigación aún no termina.

La pesquisa de años ha abarcado a una docena de países y ha recabado "terabyte tras terabyte de datos electrónicos" que incluyen mensajes de correo en los que Francis, sus gerentes y los oficiales de la Armada discutían los acuerdos. Francis fue arrestado en San Diego en 2013 luego de haber sido atraído al lugar por funcionarios militares.

"La investigación continúa y toma fuerza", indicó Pletcher. "No puedo especular sobre cuántas personas serán acusadas posteriormente".

Todos los oficiales han sido acusados de proporcionar información secreta a Glenn Defense Marine Asia Ltd., o GDMA, con sede en Singapur, empresa que ha suministrado alimentos, combustible y suministros a embarcaciones de la Armada de Estados Unidos en Asia.

Tres de los oficiales de la Armada se han declarado culpables y esperan sentencia. El comandante Michael Vannak Khem Misiewicz se declaró inocente al cargo de conspiración para cometer soborno. El viernes se le abrirá proceso por cargos adicionales de cohecho.

Fiscales señalaron que GDMA solicitó a los capitanes cambiar la ruta de barcos hacia puertos propiedad de Francis o puertos pequeños donde pudieran imponer a la Armada tarifas de atracadero falsas.

Después de que Dusek hizo que cambiara de ruta un portaaviones estadounidense hacia un puerto en Malasia propiedad de Francis en 2010, el contratista de Defensa dijo en un mensaje de correo electrónico que el capitán "es un activo de oro para conducir las grandes cubiertas a nuestros puertos GDMA de grandes ingresos", según el documento del acuerdo de aceptación de culpabilidad.

Dusek dijo a un gerente de la compañía que él "no estaba preocupado para nada sobre la seguridad", según el acuerdo.

Él prestó servicio como subdirector de operaciones de la Séptima Flota y posteriormente como comandante de los barcos ataque anfibio USS Essex y USS Bonhomme Richard.

Aceptó haber recibido sobornos entre enero de 2009 y febrero de 2011. Fue puesto en libertad después de aceptar poner como fianza su casa de 250.000 dólares en Oregon. Enfrenta hasta cinco años de prisión.

Él y sus abogados se negaron a hacer comentarios afuera del tribunal.

Dusek, quien continúa en el servicio activo trabajando en el área administrativa en la base naval Coronado, acordó pagar 30.000 dólares a la Armada como restitución.