México: adjudican proyecto de pistas de nuevo aeropuerto

Un consorcio liderado por una corporación holandesa obtuvo la adjudicación del proyecto de construcción de las pistas del nuevo aeropuerto de ciudad de México, informaron las autoridades.

La empresa holandesa Netherlands Airport Consultans junto a las mexicanas Sacmag y Tadco Constructora realizarán además del proyecto de las pistas, las plataformas y ayudas a la navegación de las futuras instalaciones aeroportuarias.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes informó la noche del miércoles que en el concurso por invitación participaron cuatro empresas mexicanas que se presentaron en cada caso en asociación con empresas internacionales. Las propuestas fueron evaluadas por Parsons International Limited, que actuó como evaluadora de las propuestas, con el acompañamiento de la empresa Academia de Ingeniería A.C. en calidad de testigo social del proceso.

El presupuesto para el proyecto es de 8,6 millones de dólares y la propuesta seleccionada fue la más barata de las presentadas.

El gobierno se comprometió a que la licitación sería transparente después de la polémica generada por la cancelación en noviembre de la concesión del que será el primer tren de alta velocidad del continente, que unirá las ciudades de México y Querétaro.

Después de que el gobierno la otorgara a un consorcio liderado por una empresa china en la que participaban varias socias mexicanas, canceló por sorpresa la adjudicación en medio de acusaciones de corrupción. Sólo se había recibido una oferta y una de las empresas mexicanas, se supo después, había tenido una relación confusa con la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, a quien vendió una casa en un proceso que desató especulaciones de tratos de favor.

La construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México se anunció en septiembre. Se espera que tenga seis pistas y una capacidad de 120 millones de pasajeros al año, cuatro veces más de la capacidad de la actual terminal. Se invertirán más de 9.000 millones de dólares en las obras y el reconocido arquitecto británico Norman Foster estará a cargo de su diseño.

El aeropuerto tendrá una superficie de 4.600 hectáreas localizadas dentro de un polígono de más de 12.500 hectáreas de terrenos federales asentados al oriente de la capital.