Niños lloran por no ver al papa en Filipinas

Algunos miembros del grupo infantil de danza se echaron a llorar tras una actuación para saludar al papa Francisco en Manila.

Gwen Bernardino, de ocho años, dijo que estaba muy desilusionada porque no pudo ver a Francisco, debido a que ellos estaban detrás de bailarines más altos.

"Estábamos tan felices porque pensamos que él iba a estar cerca de nosotros, pero no fue así", dijo, secándose las lágrimas. "Seguimos gritando, pero ya se había ido. Yo tenía esperanzas de que me diese un beso y de poder abrazarlo aunque fuese por un segundo".

Bernardino estaba entre 1.200 niños de escuelas católicas que bailaron en la ceremonia de bienvenida.

"Mi mensaje para el papa es que lo amo mucho aunque no haya podido verlo en persona", dijo.