Madrid busca cerrar la primera vuelta en la punta

Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid se miden el domingo a contrincantes de la zona baja de la clasificación en la liga española, pendientes cada uno de que un triunfo propio y resbalón del rival les dé impulso en su carrera por el título.

La ventaja mínima la disfruta por ahora el Madrid, primer clasificado con 42 puntos y un partido pendiente contra el Sevilla, correspondiente a la 16ta fecha y programado para el 4 de febrero. Pero el equipo "merengue" aspira a solventar primero el cruce por la 19na fecha contra el vecino Getafe y hacerse así con el título honorífico de "campeón de invierno", denominación que se aplica al puntero, una vez completada la primera vuelta del campeonato.

El escolta Barsa, que acecha con 41 puntos, podría tomar la primera plaza de forma transitoria en caso de un revés "merengue" en feudo getafense y victoria propia en cancha del Deportivo La Coruña.

El vigente campeón Atlético, actual tercero con 38 unidades, intentará no perder comba cuando reciba al colista Granada en el estadio Vicente Calderón.

Tanto la calidad futbolística como el fondo físico se antojan vitales para solventar una jornada a priori accesible para los tres primeros, que previamente disputaran sus respectivos partidos de vuelta por los octavos de final de la Copa del Rey.

Juegan todos el jueves, aunque la visita del Barsa al Elche se presenta como puro trámite tras la goleada azulgrana por 5-0 en la ida; y así lo entendió el técnico Luis Enrique, que dejó al argentino Lionel Messi, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar fuera de una convocatoria plagada de suplentes habituales y jóvenes canteranos.

Mucha mayor batalla habrán librado Madrid y Atlético en su cruce en feudo blanco, con los rojiblancos aferrándose a su ventaja de 2-0 y conscientes de que el Barsa sería su próximo rival copero.

El desgaste podría revelarse un factor determinante para ambos, pues al Madrid previsiblemente le espera poco cuartel por parte del Getafe, rival ciudadano ahora dirigido por un ex futbolista "merengue" como Quique Sánchez Flores y que viene de sellar su boleto a los cuartos de la copa.

Decimocuarto con 17 puntos en el campeonato, el equipo azulón no sabe lo que es ganar en las últimas ocho fechas, pero tumbó por última vez al Madrid hace dos temporadas y ya limitó al Barsa a un empate sin goles por la 15ta fecha del actual torneo.

Las visitas del Barsa al Deportivo, que viene de incorporar al mediocampista costarricense Celso Borges, tampoco acostumbran a ser placenteras, pese a que en los últimos años los resultados favorezcan a los azulgranas. Su más reciente visita, en la campaña 2012-13, la solventaron con ajustado y trepidante 5-4 a favor gracias a un triplete de Messi.

Reina, como siempre, la expectativa en torno al rendimiento del astro, brillante en la pasada fecha cuando impulsó a los barcelonistas a un meritorio triunfo, 3-1, frente al Atlético.

El rosarino marcó un gol tras asistir primero en los de Neymar y Suárez. Fue su respuesta a una semana movida en que se evidenció su mala relación con Luis Enrique, y el presidente Josep Maria Bartomeu anunció el adelanto de elecciones. El vestuario transmitió tras el triunfo un mensaje unitario y Messi negó haber pedido el cese del entrenador, poco antes de viajar a Zurich para ver como el madridista Cristiano Ronaldo levantaba su segundo Balón de Oro consecutivo al mejor futbolista de la FIFA.

Sin premio se quedó también su compatriota Diego Simeone, técnico del Atlético y que afronta doble reto con el cruce copero ante el Madrid y luego la visita del último clasificado Granada. Reforzado en el mercado invernal con el regreso del goleador Fernando Torres, criado en la cantera colchonera, y el fichaje del volante Rubén Gracia "Cani", el calendario ofrece al cuadro "colchonero" la oportunidad de medir su fondo de armario.

El equipo sufrió un duro golpe al perder en el Camp Nou, pero aspira a empezar la segunda vuelta con todas la credenciales de candidato al título; más teniendo en cuenta el empuje del cuarto clasificado Sevilla (36 puntos) y el quinto Valencia (35).

Pendiente de ese partido contra el Madrid, el Sevilla recibe al Málaga, séptimo, también en la jornada del domingo, que se completa con el duelo Elche-Levante.

El Valencia recibió un palo el martes cuando fue apeado de la copa por el Espanyol, pero en la liga anda firme, invicto en las últimas cinco fechas y con sonada victoria frente al Madrid en ese tramo. Su rival del sábado es el 17mo clasificado Almería.

El Villarreal, actual séptimo, recibirá al Athletic de Bilbao para completar la parrilla sabatina junto con los cruces Real Sociedad-Rayo Vallecano y Espanyol-Celta de Vigo.

La fecha arranca el viernes con el cotejo Córdoba-Eibar.