Menos aprietos por gastos médicos en EEUU, según un estudio

No sólo hay más estadounidenses con seguro médico, sino que la cantidad de gente que tiene problemas para afrontar sus gastos sanitarios se ha reducido desde que la ley de seguro médico impulsada por el presidente, Barack Obama, amplió su cobertura, indicó un estudio publicado el jueves.

El sondeo bienal del Fondo Commonwealth sobre seguros médicos determinó que la proporción de adultos estadounidenses que no recibió atención sanitaria que necesitaba debido al coste cayó del 43% en 2012 al 36 por ciento el año pasado, cuando se aplicó al completo la principal expansión de cobertura de la ley.

También se redujo el porcentaje de personas que recibieron tratamiento pero tuvieron problemas para pagar sus facturas, del 41% en 2012 al 35% el año pasado.

Es la primera vez que descienden esos indicadores de problemas financieros desde que el estudio empezó a incluir esas preguntas, en 2003 y 2005, respectivamente.

"La cobertura ampliada de seguro está ayudando a la gente a recibir la atención que necesita al reducir las barreras financieras a la atención", indicó el estudio.

La ley ofrece seguros privados subvencionados para la gente que no recibe cobertura en su trabajo, combinados con una expansión de Medicaid en los estados que acceden a ofrecer ese servicio de red de seguridad a más personas.

Poco después de que se ampliara la cobertura de la ley el año pasado, una gran encuesta continua de Gallup empezó a documentar un descenso sostenido en la cantidad de personas sin asegurar. El Commonwealth Fund ofrece más datos sobre la cuestión añadiendo detalles sobre el coste de la atención médica.

El Commonwealth Fund, con sede en Nueva York, es una fundación privada dedicada a expandir la cobertura y mejorar la calidad y relación calidad-precio del sistema sanitario. Aunque en general, esos objetivos suelen alinearse con la ley de seguro médico de Obama, el grupo es bipartisano.

Los hallazgos se produjeron en un momento crucial para la ley de Obama, mientras el Tribunal Supremo se prepara para instruir otra demanda de detractores decididos a revocarla. Los republicanos que acaban de tomar el control del Congreso también preparan más votaciones en contra del texto.

Los demandantes del caso alegan que la ley tal y como se redactó sólo permite al gobierno federal subvencionar la cobertura en estados que han establecido sus propios mercados de seguros. Por contra, los partidarios de la iniciativa dicen que aunque su redacción puede ser confusa, el Congreso pretendía que los subsidios se ofrecieran en todo el país, al margen de las acciones de cada estado.

Dado que Washington gestiona ahora el mercado de seguros en 37 estados, un veredicto favorable a los demandantes desarmaría los avances en cobertura en muchos estados.

A continuación, otros puntos destacados del informe:

-- Los hispanos siguen por detrás de otras comunidades en cobertura, pese a la ley de seguro médico. En 2014, el 34% de los latinos seguían sin seguro, frente al 18% de afroamericanos y el 10% de los blancos.

-- Las mejoras en costes son tibias. Muchos asegurados siguen teniendo problemas para pagar sus facturas médicas, debido en parte a una escasa cobertura que traslada costes a los pacientes. Eso coloca en un aprieto a muchos trabajadores asegurados y de pocos ingresos. El 33% de los adultos asegurados con ingresos un 200% por debajo del umbral de la pobreza establecido por el gobierno federal (47.100 dólares para una familia de cuatro) dijo que no había recibido tratamiento necesitado en el último año debido al precio.

-- Aunque a nivel nacional, el número de estadounidenses sin seguro médico descendió del 20% en 2010 al 16% para el segundo semestre de 2014, se ha abierto una división entre estados que accedieron a expandir Medicaid y los que no. El 35% de los adultos por debajo del umbral de la pobreza seguía sin seguro en estados que no ampliaron el programa, frente al 19% en estados que sí lo hicieron.

El estudio del Commonwealth Fund fue realizado por Princeton Survey Research Associates International, del 22 de julio al 14 de diciembre de 2014. El análisis del informe se basó en entrevistas con 4.251 adultos entre 19 y 64 años. Tiene un margen de error de más menos 2 puntos porcentuales.