Guatemala: Forenses ratifican enfermedad de Ríos Montt

El instituto nacional forense le entregó miércoles a la jueza un informe médico que ratifica una infección en la columna vertebral del exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt y no aconseja su movilización hacia una audiencia de trámite que está pendiente de realizarse.

Ríos Montt está acusado de genocidio y delitos de lesa humanidad por haber ordenado la masacre de 1771 indígenas ixiles durante su mandato, de marzo de 1982 a agosto de 1983.

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses entregó el dictamen médico ayer en la vivienda del acusado, según el cual Ríos Montt padece de osteomielitis, una infección en las vértebras lumbares, y se encuentra "clínicamente estable" pero "contraindica su movilización activa para limitar el daño neurológico ya presente".

Este informe fue solicitado ayer por la jueza Carol Patricia Flores para determinar si Ríos Montt puede acudir a la citación programada para cumplir la decisión del tribunal constitucional que rechazó la petición de los defensores del exdictador de regresar el proceso hasta 2011. La audiencia de ayer no se llevó a cabo porque los defensores argumentaron que el sindicado debía estar presente para no violarle su derecho de defensa, ya que no acudió por enfermedad.

El abogado defensor de Ríos Montt, Luis Rosales, dijo que espera utilizar el informe médico para comprobar su imposibilidad de asistir ante el tribunal que deberá juzgarlo, y que no considera pertinente efectuar un debate por medio de videoconferencia porque se coartaría el derecho de comunicación entre el defendido y su cliente, ya que en el tribunal no se pueden utilizar teléfonos móviles.

El abogado de las víctimas, Héctor Reyes, considera que la estrategia legal de Ríos Montt "intenta sentar las bases de que él no se puede movilizar", pero él cree que el "tratamiento que recibe surtirá efecto para cuando llegue el momento del debate, ya que se trata de una infección".

Reyes no quiso adelantarse sobre un posible juicio por videoconferencia y piensa que se deberá esperar "varios meses" a que se resuelva la acción legal de la defensa al intentar separar a la presidenta del tribunal, Jeannette Valdés, porque escribió su tesis de maestría sobre el genocidio y eso según Ríos Montt significaría que emitió una opinión al respecto. Por esta razón no pudo arrancar el debate programado para el 5 de enero pasado.

Ambos abogados coincidieron en que ahora la jueza deberá convocar a la audiencia de trámite en la que Ríos Montt podría ser representado por un abogado.

El tribunal constitucional en mayo de 2013 anuló la condena de Ríos Montt a 80 años de cárcel por estas mismas acusaciones alegando errores en el procedimiento y ordenó que el juicio se repitiera.

Estos hechos se dieron durante el conflicto armado interno de Guatemala, que ocurrió de 1960 a 1996, que dejó 200 mil muertos y 50 mil desaparecidos, según un informe elaborado por la ONU.