Afganistán acusa a OTAN de matar civiles

Un ataque aéreo de la OTAN presumiblemente mató a 15 personas --nueve de ellas civiles, entre las que se cuentan mujeres y niños_, dijeron autoridades afganas.

La OTAN, por su parte, dijo que 10 combatientes murieron en el ataque ocurrido en una provincia oriental donde existe fuerte presencia del Talibán, y que no tenía reportes de civiles muertos.

El jefe de policía de la provincia de Kunar Abdul Habib Sayed Jaili dijo que el ataque fue contra una camioneta que transportaba mujeres y niños en la villa de Qoro poco después de que tres militantes afganos y tres árabes la abordaran el sábado por la noche. Dijo que algunos reportes lo describieron como un ataque con un avión teledirigido, pero que las autoridades afganas no han podido confirmarlo.

De los 15 muertos, cuatro eran mujeres, cuatro niños y uno el conductor, dijo el jefe de policía.

El jefe del distrito de Watapur Zalmai Yusefi confirmó el ataque. También dijo que 15 personas resultaron muertas, incluidas mujeres y niños.

La portavoz de la OTAN, teniente AnnMarie Annicelli, confirmó que la alianza militar efectuó un "ataque preciso" que mató a "10 fuerzas enemigas", pero que no había recibido reportes de civiles fallecidos en él.

Annicelli dijo que no tenía detalles inmediatos sobre quiénes eran los muertos ni qué causó el ataque, pero aseveró que la OTAN aún investiga el asunto.

"Tomamos con seriedad todas las acusaciones de bajas civiles", dijo la OTAN en un comunicado.

Las muertes de civiles durante operativos de la OTAN han sido un punto de fricción constante entre el gobierno afgano y las tropas comandadas por Estados Unidos en el país asiático, y son un factor importante en la hostilidad de muchos afganos hacia los efectivos extranjeros.

Los reportes discordantes sobre quién o cuántos murieron también son comunes, en especial cuando se trata de regiones remotas y peligrosas donde el acceso de observadores independientes está restringido.

La provincia de Kunar yace a lo largo de la frontera con Pakistán. Es un bastión rebelde y se cree que muchos insurgentes árabes y de otras nacionalidades operan ahí junto con el Talibán afgano. Se presume que algunos tienen vínculos con la red terrorista al-Qaida.