La policía de Albuquerque registra su tercer tiroteo de 2015

Apenas un día después de que un fiscal de distrito presentara cargos de asesinato contra dos agentes de policía de Albuquerque, las autoridades dijeron que otro agente del cuerpo disparó su arma y mató a un hombre el martes por la noche.

El último tiroteo se produjo justo antes de las 5 de la tarde, cuando los agentes fueron despachados a una bulliciosa calle del este de la ciudad tras un aviso de supuesta actividad delictiva.

Los agentes llegaron y pusieron a un hombre bajo custodia, pero otro hombre huyó a pie. La policía dijo que el hombre disparó a los agentes, y al menos un agente devolvió el fuego. El sospechoso vestía un chaleco antibalas, y su arma se encontró cerca de su cuerpo.

El segundo al mando de la policía de la ciudad, Robert Huntsman, dijo a la prensa que ningún agente había resultado herido de gravedad.

Patrick Dowless, que vive cerca de donde se produjo el tiroteo, dijo al Albuquerque Journal que vio lo que creía era un cuerpo en el suelo cerca de la escena.

"Oí de 11 a 14 disparos y oí frenazos y sirenas, así que sabía que algo pasaba", dijo Dowless. "Salí y vi un montón de agentes corriendo hacia un cuerpo y algunos corriendo en dirección contraria".

El tiroteo del martes es el tercero del departamento este año y se produce un día después de que la fiscal del condado de Bernalillo Kari Brandenburg anunciara que presentaría cargos de asesinato contra dos agentes por la muerte en marzo de James Boyd, un hombre sin techo de 38 años que según las autoridades sufría una enfermedad mental.

La semana pasada, la policía dijo que el teniente Greg Brachle había disparado y herido de gravedad a un compañero durante una operación antidroga encubierta. El jefe de policía, Gordon Eden, dijo que la información preliminar apuntaba a que ambos agentes estaban trabajando de incógnito y vestidos de paisano cuando se produjo el tiroteo.

Antes este mes, el agente de Albuquerque Lou Golson disparó su arma tras resultar herido por disparos durante una parada de tráfico. Golson está estable en el hospital, según las autoridades. El sospechoso, que no resultó herido en el tiroteo, está detenido y se le acusa de intento de asesinato y otros delitos.

Los tiroteos también se producen mientras la ciudad y el Departamento de Justicia estadounidense está trabajando para finalizar un acuerdo que reforme el departamento, tras la publicación de un duro informe sobre su uso de la fuerza. El acuerdo está ahora ante un juez federal, y ambas partes trabajan para aprobar un equipo supervisor.

Además, la policía de Albuquerque se ha visto bajo escrutinio por más de 40 tiroteos con la policía desde 2010.

___

Russell Contreras está en Twitter como @russcontreras