Gabinete japonés aprueba presupuesto militar histórico

El gabinete japonés aprobó el miércoles el mayor presupuesto en defensa en la historia del país, incluyendo planes para adquirir aeronaves de vigilancia, drones y aviones caza F-35 para ayudar a contrarrestar la elevada asertividad de China en la región.

El gabinete del primer ministro, Shinzo Abe, aprobó un presupuesto en defensa de casi 5 billones de yenes (42 mil millones de dólares) para el año a partir de abril como parte de un presupuesto total de 96,3 billones de yenes (814 mil millones de dólares).

El presupuesto aún debe ser aprobado por el parlamento, pero la coalición de Abe tiene mayoría en ambas cámaras.

El aumento del 2% en gasto de defensa es el tercer incremento anual del gobierno de Abe, que tomó el mando en diciembre de 2012 y finalizó con 11 años consecutivos de recortes en el presupuesto militar.

El incremento cubre principalmente nuevo equipamiento, incluyendo una aeronave de vigilancia P-1, aviones caza F-35 y vehículos anfibios para una nueva unidad similar a los marines de Estados Unidos. El objetivo es mejorar la capacidad de Japón para defender islas deshabitadas en el Mar de China Oriental que tiene bajo su control pero que también son reclamadas por China.

El presupuesto de 2015 también cubre el coste de comprar partes de aeronaves no tripuladas "Global Hawk" planeados para su despliegue en 2019, dos destructores Aegis equipados con radar y un desarrollo de defensa de misiles con Washington.

Abe apoya un papel más fuerte para la milicia japonesa, pese a su compromiso con el pacifismo consagrado en la constitución inspirada en Estados Unidos moldeada tras la derrota del país en la Segunda Guerra Mundial. Los lineamientos de defensa japoneses fueron revisados en diciembre de 2013 y surgió tensión con respecto a las islas en el Mar de China Oriental.

Botes de patrulla de China a menudo visitan las aguas cerca de las islas que son conocidas como Senkakus en Japón y Diaoyu en China.

El presupuesto de defensa está diseñado para alcanzar una "eficiente y móvil" capacidad de defensa que pueda responder a varias contingencias, dijo el ministro en el plan presupuestario aprobado por el gabinete. Proveerá de disuasión efectiva y contribuirá a la estabilidad en la región Asia-Pacífico y la mejora del ambiente de seguridad global, informó el ministro.

El gobierno de Abe debe trazar una línea muy delgada entre gastar lo suficiente para apoyar el crecimiento económico y en defensa y reducir el aumento de la deuda de Japón, que es la más elevada, proporcionalmente, entre los países industrializados.