Cuba: disidentes liberados seguirán luchando por cambios

Varios disidentes cubanos liberados como parte de una distensión histórica entre Cuba y Estados Unidos alabaron el martes la normalización de las relaciones entre ambos países y se comprometieron a seguir presionando para que ocurra cambios políticos al interior de la isla.

Residente en la oriental ciudad de Bayamo, Angel Yunier Remón Arzuaga, fue uno de los 53 opositores liberados la semana pasada que forma parte de una lista entregada la víspera por el gobierno estadounidense y que durante tres semanas permaneció en secreto.

En declaraciones a la AP, Remón calificó de "un momento histórico" el anuncio de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que calificó como "un asunto trascendental en mi patria".

"Me da la fuerza para seguir exigiendo nuestros derechos y libertades", agregó Remón, un músico amateur de 31 años conocido como "El crítico" y quien estuvo preso desde 2013 con una sentencia de seis años por atentado.

El presidente Raúl Castro y su colega Barack Obama anunciaron el 17 de diciembre que se aprestaban a normalizar las relaciones, rotas desde hace más de cinco décadas tras el triunfo de la revolución.

Junto con ellos se intercambiaron agentes de inteligencia presos en los respectivos países; mientras Castro informó que excarcelaría a personas por la cuales el gobierno estadounidense había mostrado interés. Las liberaciones se produjeron de manera mayoritaria entre el miércoles y jueves de la semana pasada.

Sin embargo, el acuerdo entre Estados Unidos y Cuba se convirtió en una especie de manzana de la discordia entre los representantes de la pequeña y fragmentaria oposición cubana, porque mientras algunos lo consideran como un impulso importante para su causa, otros, sobre todos quienes permanecían en libertad y reaccionaron de manera inmediata como el disidente Guillermo Fariñas, aseguraron que se trataba de una traición por parte de Obama, pues fortalecería al gobierno de la isla.

Incluso al exterior del país las opiniones son encontradas.

"¿Será que estos 53 presos políticos podrán trabajar en paz en su país por la libertad y los derechos humanos, o serán arrojados a la cárcel de Castro, una vez más?", dijo el senador estadounidense Robert Menéndez. "Creo que el acuerdo que la Administración ha alcanzado con el régimen de Castro es unilateral y equivocado", afirmó.

Ninguno de la más de una decena de los 53 sabía que formaba parte de esa lista fueron consultados por parte de cualquiera de los dos gobiernos.

En Cuba los disidentes suelen ser acusados por las autoridades de recibir dinero y orientaciones de Estados Unidos y de grupos de interés para socavar a la revolución.

Tanto como Remón Arzuaga como otro de los excarcelados, Miguel Alberto Ulloa, fueron sorprendidos por la medida de excarcelación.

"Viene un oficial ...'¿usted es Ulloa? Recoja sus pertenencias que está de libertad' pero yo no lo creí y le dije que debía ser un error ", expreso Ulloa, quien desde que fue liberado aprovechó para pasar tiempo en la casa sobre todo con su hijo de cuatro años.

"Tengo ansias de salir para la calle, tirar proclamas, demostrar que sigo inconforme", expresó Ulloa de 25 años de edad y quien fue encarcelado junto a Reinier Mulet.

"No tengo miedo", dijo Mulet.

Todas los disidentes entrevistados indicaron que habían sido liberados bajo una figura llamada de "licencia extrapenal" por la cual, aunque están en libertad sus causas siguen vigentes.

"Me siento bien de estar libre", dijo a la AP Roberto Hernández Barrios, quien cayó preso en 2013 y pagaba una condena de cinco años por desacato y atentado. "Obama hizo algo muy bonito, se le puede agradecer".

Para Hernández si finalmente se produce la eliminación de las sanciones contra Cuba por parte de Estados Unidos se quitará una excusa por parte del gobierno cubano para ocultar sus ineficiencias.

Washington impuso sanciones a Cuba para presionar cambios en su sistema de gobierno luego del triunfo de la revolución en 1959 y se espera que Obama flexibilice algunas de las duras medidas contra la isla.