Un nuevo gobierno se preparaba el domingo para tomar el control de Australia, con promesas de reducir la asistencia al extranjero y dar marcha atrás a las medidas para el control de los gases de invernadero en un esfuerzo por ahorrar dinero al país.

El primer ministro electo Tony Abbott también planea visitar pronto Indonesia para discutir controversiales planes para reducir el número de personas que llegan a Australia en busca de asilo en embarcaciones de pescadores.

La coalición de Abbott, liderada por el Partido Liberal (de tendencia conservadora), obtuvo una aplastante victoria en las elecciones del sábado contra el Partido Laborista (de centroizquierda), que gobernó seis años, incluido el periodo de la turbulenta crisis financiera mundial.

El conteo más reciente de la Comisión Electoral de Australia, emitido a primeras horas del domingo, indicó que la coalición ganaría una clara mayoría de 88 bancas en la Cámara de Representantes, de 150 escaños. Los laboristas parecían haber asegurado 57 escaños.

Abbott, un hombre de 55 años en excelentes condiciones físicas, comenzó su primer día como primer ministro electo con un paseo en bicicleta con sus amigos, que salieron desde su casa en Sidney.

"Fue una noche grandiosa, pero es solo el comienzo de un día normal y vamos a trabajar duro esta mañana", dijo Abbott a los reporteros.

La coalición anunció la semana pasada que de ser electa ahorraría 4.500 millones de dólares australianos (4.100 millones de dólares de Estados Unidos) en los próximos cuatro años mediante una reducción en el aumento al gasto dedicado a la asistencia al extranjero de acuerdo con la tasa de inflación, que en este momento es de menos de 3%.

El saliente gobierno laborista dijo en mayo que la promesa de Australia de aumentar su gasto en asistencia al extranjero a 0,5% del Producto Interno Bruto para 2015-2016 se pospondría dos años.

La coalición expresó en una declaración la semana pasada que compartía el compromiso de los laboristas de llegar el objetivo de 0,5% "con el tiempo, pero no puede comprometerse a una fecha dada dado el estado del presupuesto federal".

El dinero ahorrado se asignará a proyectos viales en las tres mayores ciudades del país: Sidney, Melbourne y Brisbane.

El plan ha sido criticado por opositores y grupos que apoyan la asistencia, que lo calificaron de miope y contrario a la imagen de cooperador internacional del país, particularmente a la luz del reciente nombramiento de Australia a la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU y el G-20 en 2014.

"Creo que dice mucho sobre Tony Abbott y sus principios si está preparado para atacar a los pobres --en Australia y otros países-- y poner en peligro la imagen de nuestro país", dijo Christine Milne, líder del Partido Verde, la semana pasada.

La coalición también planea ahorrar dinero al prohibir a la entidad nacional de financiamiento de proyectos de energía limpia, que tiene un presupuesto de 10.000 millones de dólares australianos, que invierta fondos en tecnologías de generación de electricidad por medios poco contaminantes.

No está claro si la coalición puede cumplir esa promesa electoral antes de aprobar leyes al respecto.

No parece que la coalición gane una mayoría en el Senado, pero la elección pudiera elevar a algunos senadores de tendencia conservadora de partidos minoritarios con los que Abbott pudiera negociar.

Abbott también necesita el apoyo del Senado para cumplir su promesa de eliminar un muy impopular impuesto al carbono sobre los mayores contaminadores industriales del país y un gravamen de 30% a las ganancias de las industrias de carbón y mineral de hierro.

Por otra parte, el nuevo gobierno de Abbott desea discutir con Indonesia planes de que la Marina australiana obligue a regresar a los barcos de pesca indonesios que llevan inmigrantes a las aguas del país. La coalición ha propuesto que el gobierno compre las viejas embarcaciones de pesca a pescadores indonesios para evitar que caigan en manos de traficantes de personas.

La elección del sábado probablemente haya elegido a la primera mujer aborigen al Parlamento. La antigua atleta olímpica Nova Peris casi seguramente ganará una banca en el Senado por el Partido Laborista en el Territorio del Norte, pero los resultados finales no se conocerán hasta dentro de varios días. Es menos probable que Julian Assange, fundador de WikiLeaks, gane un escaño en el Senado por el estado de Victoria.

___

La redactora de The Associated Press Kristen Gelineau, en Sidney, contribuyó a este despacho.