MetLife se inconforma con designación de nivel de riesgo

La compañía aseguradora MetLife se inconformó el martes con una designación que la considera "demasiado grande para fracasar", una etiqueta que se asigna a las empresas que el gobierno considera podrían representar un riesgo para la economía en caso de colapsar.

La designación acarrea estrictas normas por parte de las autoridades normativas federales y, de acuerdo con la empresa, costos exorbitantes. Con esta clasificación, la aseguradora más grande de Estados Unidos por activos estaría bajo supervisión de la Reserva Federal. Su principal regulador ha sido hasta ahora el estado de Nueva York.

MetLife indicó el martes que presentará una apelación ante el Tribunal Federal de Distrito de Columbia para revertir la designación del Consejo de Supervisión y Estabilidad Financiera de ser considerada como institución financiera no bancaria sistémicamente importante.

Las empresas consideradas "sistémicamente importantes" están obligadas a incrementar sus reservas para protegerse contra enormes pérdidas, limitar el uso de créditos y someterse a inspecciones por parte de la Fed.

La aseguradora es una de cuatro entidades no bancarias que están en la lista y que recibieron la denominación en diciembre. El secretario del Tesoro Jacob Lew dijo que el consejo pasó año y medio realizando un "extenso y profundo análisis" que incluyó "importante compromiso" con MetLife. A la aseguradora le dieron 30 días para apelar la decisión del consejo.

Las otras empresas catalogadas como tal son American International Group Inc., General Electric Capital Corp. --el brazo financiero de General Electric Co.-- y Prudential Financial Inc.

La aseguradora AIG, que estuvo cera del colapso en 2008, contribuyó a la crisis financiera de ese entonces y recibió ayuda federal por 182.000 millones de dólares, los cuales ya saldó.

"MetLife siempre ha apoyado una robusta legislación a la industria aseguradora y ha operado bajo un estricto sistema normativo estatal durante décadas", dijo el presidente y director general Steven Kandarian. "Sin embargo, añadir una nueva norma federal y mantener un estándar diferente para todo lo demás elevará el costo de protección financiera a los clientes dar más seguridad al sistema financiero".