Espía cubano llama a familia y dice estar en EEUU

Rolando Sarraff Trujillo, el espía que quedó en libertad tras el acuerdo entre Cuba y Estados Unidos pero que no mantuvo contacto con su familia durante casi un mes, confirmó que está en Estados Unidos y se encuentra bien, informó el martes su hermana a The Associated Press en una breve entrevista.

Vilma Sarraff, que vive en España, dijo que Rolando, su hermano de 51 años la llamó por primera vez desde su liberación el 17 de diciembre. La hermana dijo que Sarraff se "encuentra libre y bien", pero no quiso desvelar detalles de la conversación telefónica ni la ciudad norteamericana en la que se encuentra.

"Gracias a Dios supimos de él", dijo la mujer.

La madre de Sarraff, Odesa Trujillo, dijo a la AP en La Habana que ella y su esposo no habían sabido nada de su hijo desde que lo liberaron, pero que estaba optimistas de que tendría noticias de él en pocos días. Agregó que el padre de Sarraff, de 79 años, también llamado Rolando, sufría una neumonía y se encontraba delicado de salud.

La familia tanto en Cuba como en España había dicho desconocer el paradero de Sarraff desde su liberación a mediados de diciembre.

La hermana hizo público este contacto horas después que Estados Unidos confirmó la liberación de los 53 prisioneros políticos que Cuba se comprometió a excarcelar como parte del acuerdo histórico entre las autoridades cubanas y el gobierno norteamericano.

Rolando Sarraff, de 51 años, fue identificado por un ex miembro del gobierno estadounidense como el espía liberado que el presidente Barack Obama elogió como uno de los activos más valiosos de Washington. La fuente indicó que Sarraff fue la persona enviada a Estados Unidos junto al contratista estadounidense preso en la nación caribeña, Alan Gross el 17 de diciembre, cuando en un intercambio Washington devolvió a la isla a tres agentes de inteligencia del llamado grupo de "Los Cinco".

El presidente Raúl Castro y su colega Obama anunciaron ese día que Cuba y Estados Unidos normalizarían sus relaciones diplomáticas, un hecho histórico tras cinco décadas de ruptura.

Según el funcionario estadounidense que lo identificó, Sarraff era un criptógrafo que trabajaba para la inteligencia cubana como "agente de comunicaciones". En 1995 fue arrestado y se lo condenó 25 años de cárcel.

Antes de que cayera en manos de las autoridades cubanas, Sarraff ayudó a desmantelar la llamada Red Avispa, un grupo de espionaje cubano en Florida que incluía a "Los Cinco". Tres de ellos fueron puestos en libertad y enviados de vuelta a Cuba a cambio de Sarraff.

Gross --cuyo caso como el de "Los Cinco" eran fuertes obstáculos para el diálogo entre las ambas naciones-- y los 53 disidentes presos quedaron en libertad en virtud de acciones de buena voluntad de las partes.

Rolando Sarraff padre es un coronel retirado y ex periodista de la agencia de noticias cubana Prensa Latina. El y su esposa dijeron que no sabían nada del trabajo de su hijo y que desconocían por qué lo condenaron como espía de la CIA hace casi 20 años ya que siempre proclamó su inocencia.

___

Sainz reportó desde Madrid.