Tras 11 años, arranca juicio en NY por ataques en Israel

Once años después de presentar una demanda por 1.000 millones de dólares, víctimas de ataques terroristas en Israel entre enero de 2001 y febrero de 2004 esperan demostrar a un jurado anónimo del tribunal federal de Manhattan que la Autoridad Palestina y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) estuvieron detrás de los atentados

La selección del jurado comenzó el martes como parte de un juicio que se espera que dure hasta tres meses y que celebrará a pesar del fracasado intento de último momento de las dos organizaciones para convencer a jueces de apelación de que la corte no tenía jurisdicción. La petición fue rechazada por un tribunal de apelación del Segundo Circuito.

El juez federal George Daniels dijo a los posibles miembros del jurado que los alegatos iniciales podrían realizarse en las próximas horas. También les dijo que deben dejar de lado la política y las emociones para tomar su decisión de manera objetiva.

La demanda fue presentada en 2004 bajo la Ley Antiterrorista de 1991 por víctimas de siete balaceras y atentados con bomba cerca de Jerusalén. En los ataques murieron 33 personas y cientos más resultaron heridas, incluyendo decenas de ciudadanos estadounidenses.

"Las heridas siguen muy recientes para la mayoría de esa gente", dijo Phil Horton, abogado de los demandantes. "Suele ser difícil trabajar con ellos porque el dolor sigue siendo enorme. Ha habido muchas lágrimas en salas de reuniones".

Horton dijo que algunas víctimas buscan dar un final a su tragedia y muchas están interesadas además en conocer a los responsables. Está previsto que testifiquen muchas de las víctimas.

Cualquier indemnización por daños a los demandantes se triplicará automáticamente porque las demandas implican actos de terrorismo, añadió.

"Este caso es realmente sobre el estado de derecho. ¿Puedes tomarte la justicia por tu mano o no?", dijo Horton. "El terrorismo es lo contrario al estado de derecho".

Un abogado de la Autoridad Palestina y la OLP no respondió un mensaje pidiendo comentarios el lunes.

En documentos judiciales, abogados de las dos organizaciones dicen que un tribunal estadounidense no debería tener jurisdicción sobre el caso solo porque la OLP mantenga una oficina con doce personas en suelo estadounidense.

Apuntan que sus sedes están en Cisjordania y que las actividades en Estados Unidos son una pequeña parte de sus trabajos por todo el mundo.

También dijeron que la publicidad del juicio, "en parte inevitable, en parte buscada por los demandantes, socavará la confianza en la capacidad de la Autoridad Palestina para gobernar y contribuirá a empeorar las tensiones en la región en un momento delicado".

En casos de terrorismo, los jurados suelen ser anónimos.