EEUU: Error, no enviar representante a marcha en París

En una inusual aceptación de haber cometido un error, la Casa Blanca dijo el lunes que el presidente Barack Obama u otro representante de alto nivel debió haberse sumado a decenas de líderes mundiales en la marcha contra el terrorismo realizada en París.

Mientras líderes de Europa, Medio Oriente y África enlazaban sus brazos en la marcha del domingo a través de las avenidas de París, Estados Unidos estuvo representado por su embajadora ante Francia. El secretario de Justicia Eric Holder estaba en París para asistir a reuniones de seguridad, pero no asistió a la marcha.

"Es justo decir que debimos haber enviado a alguien con un rango más alto", dijo el vocero de la Casa Blanca Josh Earnest. El gobierno anunció además que el secretario de Estado John Kerry, quien estuvo el domingo en un largo viaje a India, visitará Francia en los próximos días.

Al parecer la Casa Blanca fue tomada desprevenida tanto por el alcance de la representación internacional en la marcha como por la crítica a la decisión de enviar sólo a la embajadora Jane Hartley. La admisión del error el lunes pareció tener la intención de atemperar la crítica de que la decisión fue irrespetuosa de la larga alianza de Estados Unidos con Francia.

Francia ha estado en vilo después de los ataques en los que fueron asesinadas 17 personas y que han suscitado temores respecto a la propagación del terrorismo en Occidente. Tres de los atacantes, que manifestaron lealtad a grupos islámicos extremistas, fueron abatidos por la policía, aunque las autoridades francesas dijeron el lunes que aún podrían estar en fuga hasta seis miembros de la célula terrorista.

Antes de la admisión de traspié por parte de la Casa Blanca, el senador republicano Marco Rubio dijo que el gobierno había cometido un error por no haber enviado al menos a Holder o Kerry para que asistieran a la marcha del domingo; y el senador Ted Cruz, también republicano, dijo que se trató de un ejemplo de cómo el equipo de Obama mantiene distancia con los aliados.

"Dónde estaba el presidente? ¿Dónde estaba el vicepresidente? ¿Dónde estaba el secretario de Estado? ¿Dónde estaba el secretario de Justicia, quien estuvo ahí momento antes, pero escogió abordar un avión y volar de regreso a casa?", preguntó Cruz el lunes durante un discurso en la institución Heritage Foundation.

En privado, algunos funcionarios del gobierno de Obama también expresaron frustración porque no participó en la marcha un representante estadounidense de alto nivel. Earnest dijo que fue culpa de la Casa Blanca, pero que Obama no estuvo involucrado personalmente en la decisión. Earnest no quiso decir quién fue responsable de decidir la participación del gobierno en el acontecimiento.