Fox deja de ser entrenador de Broncos

John Fox ha dejado de ser el entrenador de los Broncos de Denver, informaron ambas partes el lunes, un día después de que el equipo sufrió su más reciente fracaso en los playoffs.

Fox ganó el título de la División Oeste de la Conferencia Americana durante sus cuatro años en el puesto con Denver. Pero cada una de esas campañas terminó con un doloroso revés en los playoffs, incluida la sorpresiva derrota del domingo, por 24-13 ante Indianápolis.

Ni Fox ni John Elway, vicepresidente ejecutivo de los Broncos, explicaron los temas que discutieron el lunes, antes de hacer el anuncio. Sin embargo, indicaron que la salida del entrenador se dio de mutuo acuerdo.

"Quedó claro que lo mejor para los Broncos y para el entrenador Fox era realizar este cambio", indicó Elway en un comunicado.

El entrenador tuvo una foja de 49-22 en Denver, luego de un récord de 73-71 durante nueve años con los Panthers de Carolina.

En tres años con el quarterback Peyton Manning, los Broncos acumularon una foja de 38-10 en la campaña regular, pero cayeron inesperadamente en dos ocasiones como locales durante la ronda divisional de la postemporada. En el último Super Bowl, Denver fue aplastado por los Seahawks de Seattle.

Los Broncos tuvieron una marca de 8-8 en el primer año de Fox, cuando acaparó la atención su quarterback Tim Tebow. El nivel de exigencia aumentó después de que Manning reemplazó a Tebow en 2012.

Manning no dio mucha información sobre su futuro el domingo, tras la derrota. Afirmó que tenía que digerir este nuevo tropiezo antes de decidir si jugará una 18va temporada en la NFL. El lunes, no estuvo presente en los vestuarios del club.

Elway agradeció a Fox por ayudar "en el establecimiento de una cultura positiva y triunfadora en el equipo", y reconoció que el entrenador "se merece mucho crédito por la recuperación de los Broncos".

No obstante, añadió que "hay todavía trabajo por hacer para ganar un Super Bowl".

Fox consideró que su reunión con Elway fue productiva y sincera. Aseguró que ambas partes "acordaron mutuamente que era el momento propicio para esta decisión".

"Aunque no alcanzamos nuestra última meta, estoy orgulloso de los muchos logros de nuestro equipo durante estos cuatro años", expresó Fox en un comunicado. "Fue un honor dirigir a los Broncos de Denver, una franquicia de primera, con grandes seguidores y una tradición triunfadora. Estoy ansioso por continuar mi carrera como entrenador y espero las oportunidades que puedan surgir".