Sobrevivientes relatan masacre en Nigeria

Los sobrevivientes de un ataque perpetrado por extremistas islámicos en el que murieron muchos civiles en Nigeria han descrito días de violencia incesante en la que, según un testigo, algunas personas fueron masacradas "como insectos".

Los reportes fueron proporcionados por pobladores que huyeron de la carnicería dentro y en los alrededores de Baga, un pueblo en el estado Borno que yace en la esquina nororiental de Nigeria, cerca de la frontera con Chad. La matanza se desarrolló a lo largo de varios días después de que combatientes del grupo extremista Boko Haram tomaran una base militar crucial allí el 3 de enero.

Amnistía Internacional ha dicho que hay reportes de que la cifra de fallecimientos podría ser hasta de 2.000, aunque algunos testigos mencionan una cantidad menor, de cientos de personas.

El general de división Chris Olukolade, portavoz militar, dijo el lunes que la evidencia disponible hasta ahora muestra que la cifra de muertos no fue mayor a 150, incluidos insurgentes fallecidos en combate con tropas. Las fuerzas armadas han dicho que 14 soldados fueron muertos y 30 resultaron heridos en el ataque en Baga, y que elaboran un plan para restaurar "el derecho, el orden y la normalidad" en el área.

Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, así como Estados Unidos y otros países han condenado el derramamiento de sangre en Baga, que deja ver las estrategias cada vez más audaces de un movimiento insurgente en el noreste de Nigeria así como la incapacidad de las fuerzas nigerianas para responder con efectividad.

Un sobreviviente de la violencia en Baga, Ibrahim Gambo, afirmó que más de 500 personas podrían haber sido asesinadas y señaló que desconocía lo sucedido a su esposa e hija.

El camionero, de 25 años, dijo que él pertenecía a una milicia civil, que había logrado inicialmente repeler a los insurgentes de Boko Haram. Los integrantes de esa milicia civil creían que amuletos mágicos los protegían de las balas.

Sin embargo, el ejército había ordenó a la milicia que se replegara para que un avión militar atacara a las fuerzas de Boko Haram, que después rodearon Baga al no llegar la aeronave, dijo Gambo en entrevista con The Associated Press.

"Es triste que nuestros amuletos perdieron su efectividad cuando mostramos miedo", declaró Gambo.

"Cuando corríamos por nuestras vidas, encontramos muchos cadáveres, tanto de hombres como de mujeres, incluso de niños", agregó.

Algunos tenían heridas de bala en la cabeza y otros estaban amarrados de las piernas con las manos atadas atrás de la espalda, agregó.

Yahaya Takakumi, agricultor de 55 años, declaró al periódico Premium Times de Nigeria, que escapó de Baga con una de sus esposas, pero desconoce el paradero de sus cuatro hijos, su segunda esposa y el hermano mayor de él.

"Vimos cadáveres principalmente en las islas del lago Chad, donde se habían asentado pescadores", dijo Takakumi citado por el periódico. "Muchas personas fueron asesinadas como insectos", apuntó.

Los combatientes de Boko Haram abrieron fuego contra las embarcaciones que transportan a desplazados, afirmó Takakumi. Él y otros sobrevivientes huyeron a Maiduguri, capital del estado de Borno.

___

Torchia contribuyó con este despacho desde Johannesburgo.