Italia responsabiliza de incendio fatal a maquiladora china

Una corte en Italia declaró culpables de homicidio a una maquiladora china y a dos gerentes por el incendio que mató a siete personas en una planta textil en la ciudad de Prato en el 2013.

La jueza Silvia Isidori impuso el lunes una sentencia de ocho años y ocho meses de prisión a Lin Yu Lan, dueña de la fábrica Teresa Moda, que produce ropa barata en un distrito manufacturero mayormente chino en la Toscana. Dos gerentes de la fábrica, Lin Yuli y su esposo Hu Xiaoping, recibieron sentencias de 6 años 10 meses y 6 años y medio, respectivamente.

El incendio expuso el problema de la búsqueda de ganancias a expensas de la seguridad en Italia. La fiscalía dijo que la salida de emergencia estaba bloqueada por montones de tela, aunque la defensa lo disputó.

Tres de los acusados además fueron sentenciados de explotación clandestina y por no aplicar medidas de seguridad.

Durante años, miles de inmigrantes chinos han llegado sin autorización a Italia, a menudo en busca de trabajo en las fábricas que hacen caso omiso de las normas básicas de seguridad. Las investigaciones policiales descubrieron que miles de millones de euros en salarios ganados fueron llevados de contrabando a China en los últimos años.

El fuego hizo que las autoridades italianas reforzaran la aplicación de las normas de seguridad. Las autoridades italianas han realizado operativos en 2.000 fábricas chinas durante los últimos años y han cerrado unas 900 por violaciones laborales y de seguridad.

Más de 40.000 chinos viven en Prato, unos 15.000 sin permiso legal, de acuerdo con las autoridades. El área tiene una de las concentraciones más altas de chinos en Europa.