Argentina: lanzan quinta etapa de precios controlados

El gobierno argentino lanzó el lunes la quinta etapa de un programa de control de precios que abarcará a 451 productos alimenticios, de limpieza y tocador, una herramienta que según los supermercados es insuficiente para eliminar la inflación.

Esta nueva fase del programa "Precios Cuidados", con validez por tres meses, incorpora 52 productos nuevos.

"Precios Cuidados fue un golpe a la especulación", dijo el ministro de Economía Axel Kicillof durante la presentación. El funcionario cuestionó a los críticos que decían que se iba a "disparar el dólar, las tarifas, la inflación".

"Sin embargo, las empresas firmaron y el Estado trabajó", dijo Kicillof, para quien "la clave del éxito fue el poder popular" ya que es un programa "para la gente y lo defiende la gente".

En tanto, el secretario de Comercio Augusto Costa dijo que la nueva etapa "implica una reducción de precios con respecto a los vigentes en los mercados de alrededor de 9% promedio" y una actualización de los topes en los valores fijados previamente que supone un "aumento promedio de 3,8% en total".

Sin precisarlo, Costa dijo que el nuevo listado es "más representativo del consumo de los argentinos" y destacó que incorpora productos para celíacos.

Asimismo el funcionario señaló que no es objetivo del gobierno "regular los 20.000 productos" que hay en el mercado sino "una lista de productos acotados" que se establezcan como precios de referencia. Indicó además que se incorporarán 41 nuevos proveedores, lo que hará que 101 empresas estén adheridas al programa.

Fernando Aguirre, portavoz de la Cámara Argentina de Supermercados y de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios, dijo a radio La Red que sin este plan la inflación en Argentina "hubiera sido mayor", aunque advirtió que con el mismo "no se termina" con el alza del costo de vida.

Al respecto señaló que para combatir la subida de los precios se necesitan medidas "que van más allá de lo que es retocar el precio final del producto". "Hay que ver qué pasa con la moneda, porque el peso pierde valor frente no sólo a los productos de la góndola, sino combustibles, divisas, trabajo", sostuvo.

Los supermercados chinos anunciaron en tanto en un comunicado que acompañarán la decisión del gobierno de ampliar el programa de acuerdos de precios. Esta herramienta "no soluciona la inflación" pero "sirve para tomar conciencia y no pagar de más", dijeron la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas y la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad Residentes Chinos de la República Argentina.

"La iniciativa del gobierno de seguir extendiendo el acuerdo es vital para que los consumidores sigan tomando consciencia y aprovechen los diferenciales de precios que se encuentran en las góndolas", dijo Miguel Ángel Calvete, director ejecutivo de la Federación de Supermercados Chinos.

El programa se lanzó en enero de 2014 y tuvo cuatro actualizaciones. Cada tres meses, empresas y funcionarios acuerdan aumentos en línea con la inflación oficial. El gobierno estima que el año pasado terminó con una inflación de 24%, mientras que economistas privados creen que sería de entre 31% y 40%.

Costa señaló que hubo un cumplimiento de precios de un 99% y de señalización de productos del 90,5%, mientras que el de abastecimiento fue creciendo hasta alcanzar el 82% promedio en la última revisión. Señaló que se aplicaron multas a empresas que no cumplieron con ese último punto.