Recuperan una caja negra del avión de AirAsia

Los buzos extrajeron el lunes una de las cajas negras del avión de AirAsia que cayó hace más de dos semanas en el Mar de Java, un gran avance en las lentas operaciones para recuperar cuerpos y restos del aparato.

La grabadora de datos de vuelo fue encontrada bajo parte del ala del jet y llevada a la superficie temprano en la mañana, dijo Henry Bambang Soelistyo, director de la agencia nacional de búsqueda y rescate.

Los buzos comenzaron a enfocarse en el sitio un día antes después de que tres barcos indonesios captaron señales intensas en el área, pero no pudieron ver la caja debido a corrientes fuertes y poca visibilidad, señaló Suryadi Bambang Supriyadi, coordinador de operaciones de la agencia.

Él había dicho más temprano que la caja negra estaba incrustada entre escombros a una profundidad de aproximadamente 30 metros (100 pies), pero Soelistyo no proporcionó detalles adicionales sobre el descubrimiento.

Los equipos de búsqueda seguirán revisando el lecho marino para tratar de localizar la otra caja negra: la grabadora de voz de la cabina de pilotos. Éstas son vitales para comprender qué causó la caída del vuelo 8501 el 28 de diciembre, lo que derivó en la muerte de las 162 personas a bordo.

La grabadora de datos de vuelo será llevada a Yakarta, la capital, para ser analizada. Podría tomar hasta dos semanas descargar su información, dijo Nurcahyo Utomo, un investigador de la Comisión Nacional para la Seguridad en el Transporte.

Funcionarios recuperaron la cola del avión el sábado, la primera parte grande de la aeronave extraída del sitio del choque. Ellos tenían la esperanza de que las cajas negras estuvieran aún en su interior, pero se enteraron que se habían desprendido con el impacto en el mar.

Los esfuerzos de búsqueda han sido obstaculizados consistentemente por olas grandes y corrientes poderosas creadas por la temporada de lluvias en la región. Sedimento y arena, junto con las corrientes, han creado condiciones de visibilidad mínima para los buzos.

Hasta ahora se han recuperado únicamente 48 cadáveres. Muchos creen que probablemente la mayoría de los cuerpos siguen en el interior de la cabina principal, la cual no ha sido localizada todavía.

Tres cadáveres más fueron identificados el domingo, incluidos Park Seongbeom, de 37 años, y su esposa, Lee Kyung Hwa, de 34, de Corea del Sur, dijo Budiyono, quien encabeza la Unidad de Identificación de Víctimas de Desastres de Java Oriental. Al igual que muchos indonesios, Budiyono sólo utiliza un nombre.

Señaló que esos cuerpos fueron descubiertos el viernes en el lecho marino, aún sujetos a sus asientos. Su bebé no ha sido encontrado, pero el portabebés aún estaba sujeto al hombre.