Oficial: batalla del Estado Islámico mata a 30 curdos

Combatientes del grupo extremista Estado Islámico que tratan de retomar un pueblo del norte de Irak en poder de las fuerzas curdas peshmerga mataron al menos a 30 curdos, informó el domingo un portavoz militar iraquí.

La batalla por el poblado de Gwer demuestra la capacidad de Estado Islámico de lanzar ofensivas en Irak pese a una campaña de ataques aéreos de un mes por parte de una coalición encabezada por Estados Unidos. Aunque una alianza de tropas iraquíes, combatientes curdos y suníes y milicias chiíes ha conseguido algunos avances, éstos son pocos.

Los combates comenzaron el sábado cuando los extremistas se acercaron a Gwer, apenas en las afueras de Mosul, que está en poder del Estado Islámico, dijo Halgurd Hekmat, portavoz de las fuerzas curdas en Irbil. Hekmat dijo que no tenía información sobre las bajas sufridas por el Estado Islámico.

Respaldadas por los ataques aéreos estadounidenses, las fuerzas curdas tomaron Gwer en agosto, luego que la ofensiva del Estado Islámico ocupó gran parte de Irak. Milicianos curdos iraquíes se han desplegado también en pequeños grupos para ayudar a los curdos sirios a combatir al Estado Islámico en la ciudad fronteriza siria de Kobani.

Gwer está cerca de Irbil, la capital regional curda. Retomarla permitiría al Estado Islámico tener una nueva base para ataques contra la ciudad.

Este mes, combatientes peshmerga también recuperaron aldeas pequeñas alrededor de Sinjar, un pueblo en manos extremistas, abriendo un corredor para ayudar a centenares de familias yazidi en el Monte Sinjar.

Estado Islámico, que ha declarado un califato autoproclamado, retiene alrededor de un tercio de Irak y la vecina Siria.

El domingo, el ejército estadounidense dijo en un comunicado que su coalición había llevado a cabo 10 ataques aéreos contra Estado Islámico en Siria --nueve de ellos alrededor de Kobani-- y nueve ataques en Irak.