Papa dice su interés por pobres es Evangelio, no comunismo

El papa Francisco insistió en que su preocupación por los pobres y su crítica al sistema económico global no es una ideología innovadora de inspiración comunista, sino la "piedra de toque" original y el núcleo de la fe cristiana, según una entrevista conocida el domingo.

Algunos conservadores estadounidenses han catalogado de marxista al primer papa latinoamericano Francisco por sus frecuentes críticas al consumismo y su insistencia en una iglesia "que es pobre y para los pobres", pero en una entrevista en un nuevo libro, el papa explica que este mensaje está totalmente enraizado en el Evangelio y que de él se hicieron eco los padres de la iglesia desde los primeros siglos del cristianismo.

"El Evangelio no condena a los ricos sino la idolatría de la riqueza, la idolatría que vuelve a la gente indiferente al clamor de los pobres, dijo Francisco en "This Economy Kills" (Esta economía mata), un estudio de las enseñanzas económicas y sociales del pontífice, del cual obtuvo algunos pasajes The Associated Press el domingo.

Francisco resume un versículo del Evangelio según San Mateo que es la declaración de misión de su pontificado: "Yo tenía hambre, tenía ser, estaba en prisión, estaba enfermo, estaba desnudo y ustedes me ayudaron, me vistieron, me visitaron, me cuidaron".

"Ocuparse del prójimo, de los pobres, de los que sufren en cuerpo y alma, de los necesitados: ésta es la piedra de toque. ¿Es pauperismo? No, es el Evangelio".

Dice que los padres de la Iglesia como san Ambrosio y san Juan Crisóstomo expresaban las mismas preocupaciones y observa con cierta ironía que si él dijera lo mismo "algunos me acusarían de pronunciar una homilía marxista".

"Como vemos, esta atención a los pobres está en el Evangelio, está dentro de la tradición de la Iglesia, no es un invento del comunismo y no se lo debe transformar en una ideología, como ha sucedido antes en el curso de la historia", dijo en aparente alusión a la teología de la liberación.

"This Economy Kills", escrito por dos reporteros veteranos del Vaticano, aparecerá en los próximos días en italiano.