Shanghái cancela festival de linternas tras estampida mortal

Shanghái, el centro financiero de China, anunció el domingo la cancelación de su famoso festival de linternas del Nuevo Año Lunar por la estampida que dejó 36 personas muertas.

Esta medida ilustra el efecto propagación de los acontecimientos del pasado 1 de enero, cuando una multitud de personas pisoteó a las víctimas que quedaron atrapadas en el famoso paseo Bund de la ciudad.

Se han cancelado eventos en puntos tan alegados como Beijing y se ha reforzado la seguridad en estaciones de metro y otros espacios públicos concurridos.

El próximo festival de tres días en el Jardín Yuyuan de la ciudad, un laberinto de callejuelas estrechas y edificios antiguos en el corazón de la antigua ciudad amurallada china, atrajo a más de 1,3 millones de personas en 2013. El festival de los faroles se enciende en el décimoquinto día del Nuevo Año Lunar señalando el fin de los festejos anuales.

La fiesta suele atraer a grandes multitudes, a veces incontroladas, y en 2004 37 personas murieron en una estampida en el suburbio de Miyun, en Beijing.

La empresa que gestiona el Jardín Yuyuan y el gobierno de la ciudad de Shanghái dijeron en comunicados separados que el evento se cancelaba por "problemas de seguridad".

Ninguno mencionó directamente la estampida, apuntando a preocupaciones oficiales sobre la permanente indignación pública por fallos de seguridad y la falta de explicaciones gubernamentales.

Las autoridades permitieron sólo un día de duelo público, estrictamente controlado, en el lugar de la letal estampida de Año Nuevo, que desde entonces ha sido vallado con el pretexto de hacer mejoras estéticas.

Algunos familiares de las víctimas y otras personas han denunciado haber sido seguidas y acosadas por personal de seguridad, una táctica típica de las autoridades que toleran pocas críticas y temen cualquier posibilidad de disturbios al calor de la simpatía por los fallecidos.