No sería fácil para Romney una 3ra candidatura presidencial

En un anuncio que sorprendió a sus seguidores más leales y ex miembros de su equipo, Mitt Romney dijo a varios donantes que está considerando seriamente competir por tercera vez por la presidencia del país.

Se trata de un cambio ciertamente sorprendente de parte del candidato presidencial del Partido Republicano en las elecciones de 2012 después de que insistió durante meses que su carrera política había terminado.

Si Romney persiste en su idea e ingresa a la contienda, el ex gobernador de Massachusetts que ganó millones de dólares en inversiones de capital no tendrá fácil la obtención de la nominación de su partido por segunda vez. Se uniría a más de una decena de candidatos republicanos de renombre con currículo suficiente para ocupar la Casa Blanca, habiendo gobernadores y senadores federales entre ellos.

"Mitt ha sido un líder extraordinario para el Partido Republicano, pero si compite nuevamente, tendrá que ganárselo nuevamente", dijo el veterano operador republicano Phil Musser, un ex partidario de Romney. Su compañía ya está manejando trabajo preliminar de campaña para el ex gobernador de Florida Jeb Bush, pero Musser dijo que no se ha comprometido aún con ningún aspirante.

Romney asistió a un encuentro privado de donadores en las oficinas en Nueva York de Woody Johnson, un importante donador de Romney en 2012 y dueño de los Jets de Nueva York de la NFL, dijeron a The Associated Press varias personas con conocimiento directo de la reunión.

Todos hablaron con la condición del anonimato porque no estaban autorizados a hablar públicamente sobre las charlas privadas. El encuentro fue reportado primero por The Wall Street Journal.

Un vocero de Romney no respondió de momento a una solicitud de comentario.

La noticia respecto a Romney surge en momentos en que Jeb Bush avanza velozmente hacia una candidatura para 2016, lo cual amenaza con ganar mucho del apoyo del núcleo duro republicano que alimentó la última campaña de Romney. El hijo y hermano de ex presidentes ha dedicado semanas recientes a ser anfitrión de reuniones privadas de recaudación de fondos por el país y está cortejando a talento de primer nivel para dotar de personal a una potencial campaña.