Medicare paga a médicos para coordinar servicios a pacientes

Ajustar los medicamentos antes que alguien se sienta tan mal que necesite ir al médico. Informar a especialistas para que las recetas del médico primario no interfieran con otras. A partir de este mes, el programa de salud pública de Estados Unidos Medicare pagará a los médicos de cabecera una cantidad anual para coordinar mejor los servicios a las personas mayores más vulnerables --los que padecen varias enfermedades crónicas-- aunque no los sometan a una revisión en persona.

La meta es ayudar a los pacientes a mantenerse saludables entre las visitas al médico y evitar las costosas visitas a hospitales o tener que ir a un asilo.

"Necesitamos coordinar los cuidados médicos. Los pacientes del Medicare lo necesitan más que nunca", dijo Sean Cavanaugh, subadministrador de los Centros de Servicios del Medicare y Medicaid. Medicare es un programa gubernamental de asistencia médica para los ancianos y Medicaid es otro similar, pero enfocado en los pobres o discapacitados.

Aproximadamente dos terceras partes de los beneficiarios del Medicare tienen dos o más enfermedades crónicas, como diabetes, problemas cardíacos o renales. Y sus cuidados son exageradamente fragmentados porque se ven con varios médicos para diferentes enfermedades.

Sin embargo, muchas veces nadie supervisa su estado de salud general ni se asegura de que los diferentes tratamientos no vayan uno contra el otro, que las radiografías y otras pruebas no se repitan porque un médico no sabe que otro ya lo pidió y que información importante no se pierda en el aire.

El nuevo pago del Medicare, unos 40 dólares al mes por paciente que cumpla los requisitos, es un importante cambio. Por lo general, el programa paga por servicios prestados en la consulta del médico.

"Esperamos impulsar cambios, hacer que los médicos se muestren más dispuestos a dedicar tiempo a las necesidades de estos pacientes sin que tengan que ir a la consulta", dijo Cavanaugh a The Associated Press.

Para ganarse ese nuevo pago, los médicos tienen que crear un plan de tratamiento y dedicar tiempo todos los meses a actividades como coordinar los servicios con otros proveedores de servicios de salud y monitorear los medicamentos. Además, los pacientes deben tener una forma de contactar a alguien del equipo que los atiende que tenga acceso a su historia clínica las 24 horas, para una evaluación debida en caso de una queja en horario extraordinario.

Muchos médicos primarios ya hace parte de eso.

"Con honestidad, no me lo pagaban", dijo el doctor Robert Wergin, presidente de la Academia de Médicos de Familia de Estados Unidos.

Wergin calcula que dedica unas dos horas al día a cosas como llamar a pacientes de la tercera edad que tienen problemas para ir a consulta en la zona rural de Milford, Nebraska.

Digamos que alguien con insuficiencia cardíaca reporta que ha aumentado de peso, una posible señal de que está reteniendo líquido, pero no lo suficiente como para pedir una cita. Wergin pudiera ajustar la dosis de medicamentos por teléfono y exhortar a la persona a acudir a la consulta en varios días si eso no soluciona la situación.

El nuevo pago pudiera permitir a los médicos contratar más enfermeras o especialistas en gestión de servicios para hacer un mejor seguimiento de los pacientes, dijo Wergin. Los pacientes tienen que dar su consentimiento para la coordinación y el pago está sujeto a las normas de deducibles y coaseguro del Medicare.

Sin embargo, para algunos pacientes, esta coordinación puede exigirles una mayor participación en su propio tratamiento.

El pago por la gestión de tratamiento de enfermedades crónicas es uno de varios proyectos que el Medicare ha iniciado con la esperanza de fortalecer los cuidados primarios y ahorrar dinero.

Por ejemplo, unas 500 consultas de un proyecto de demostración que incluye al Medicare y a aseguraras privadas reciben pagos mensuales, por un promedio de 20 dólares mensuales, para mejorar la gestión de los servicios y la coordinación para todos los pacientes, no solo los de alto riesgo.