Líderes de Missouri pidieron marcha de jefe policía Ferguson

Algunos líderes destacados de Missouri trataron sin éxito de presionar al jefe de policía de Ferguson, Tom Jackson, para que dimitiera tras la muerte de Michael Brown, según entrevistas con varios cargos electos y documentos ahora hechos públicos.

El alcalde de Ferguson, James Knowles III, dijo el viernes a la Associated Press que hubo varias reuniones en las que cargos del estado presionaron a la ciudad para forzar la dimisión de Jackson.

El presidente de la Cámara de Representantes Missouri, John Diehl, y la senadora Claire McCaskill confirmaorn que ambos asistieron a una reunión en otoño para abordar si debería forzarse la salida de Jackson.

Además, documentos proporcionados a la AP por una solicitud de registros públicos incluían un correo electrónico del 10 de noviembre enviado por el jefe de policía del condado de Saint Louis, Jon Belmar, a un asistente, en el que describe lo que parece una reunión de autoridades locales y estatales. La misiva hace referencia al posible momento de la "separación" de Jackson e identifica a un posible sucesor.

Brown, de 18 años y que estaba desarmado, murió baleado por el agente Darren Wilson el 9 de agosto. La muerte de un sospechoso negro a manos de un agente blanco produjo disturbios considerables en el condado de Saint Louis.

El liderazgo de Jackson fue muy criticado desde el principio, tanto por la agresiva respuesta policial a las protestas como por las erráticas e infrecuentes publicaciones de información clave que hizo su oficina. El jefe de policía se negó a identificar a Wilson como el tirador durante casi una semana después de la muerte de Brown, y después desveló su nombre junto a un video de seguridad que según la policía mostraba a Brown robando una caja de cigarrillos y empujando a un tendero poco antes de su muerte.

La inestabilidad en el condado escaló después del anuncio el 24 de noviembre de que un jurado de instrucción había declinado procesar a Wilson, que más tarde dimitió.

El viernes, Knowles declinó identificar a las personas que pidieron la marcha de Jackson.

"Hubo muchas reuniones en las que eso se planteó", dijo. "Había diferentes personas defendiendo que el jefe fuera despedido o dimitiera o lo que fuera. Quiero dejarlo claro: Nunca consideramos eso".

Jackson no respondió a un mensaje pidiendo comentarios.

McCaskill confirmó en un comunicado por escrito que acudió a una reunión de esa clase, una de las muchas con líderes comunitarios, cargos electos y miembros de las fuerzas de la ley, señaló el comunicado.

"Se comentaron una serie de asuntos para ayudar a suavizar la tensión en la región de St. Louis y abordar las cuestiones sistémicas subrayadas por los asuntos en Ferguson, incluyendo cambios de personal en el departamento de policía de Ferguson", señaló el comunicado.

Por su parte, Diehl dijo haber participado en dos reuniones en las que las autoridades comentaron los intentos de que Jackson y Wilson dimitieran de sus puestos. Diehl dijo que las reuniones se produjeron en torno a las elecciones de media legislatura del 4 de noviembre y que él no estaba de acuerdo con la iniciativa de pedir sus dimisiones, porque el proceso del jurado de instrucción seguía en marcha.

Diehl dijo que la dimisión de Jackson habría dejado "un vacío de poder" en la policía "I no pensé que fuera adecuado para alguien de mi posición implicarme".

El correo de Belmar, con el asunto "Reunión jefe Jackson de Ferguson", enumera los nombres de varias personas que al parecer asistieron a la reunión: McCaskill, el fiscal general del estado Chris Koster, el alcalde de St. Louis Francis Slay y el jefe de su gabinete, Jeff Rainford, Diehl, el teniente coronel del condado Troy Doyle, el entonces ejecutivo del condado Charlie Dooley y el parlamentario William Lacy Clay.

Los portavoces de Clay y Koster declinaron hacer comentarios, y los mensajes solicitando comentarios de Dooley y la policía del condado no recibieron respuesta.

___

Lieb informó desde Jefferson City, Missouri.