Levante y Deportivo empatan sin goles

En un partido insulso, Levante y Deportivo La Coruña empataron 0-0 el viernes, resultado que deja a ambos conjuntos en la zona medio-baja de la tabla de posiciones de la liga española.

Peor parado quedó el local Levante, que hilvanó su décimo cotejo sin ganar en todas las competiciones y marcha 17mo con 16 puntos, marcando el límite con el descenso, que tiene a dos unidades de distancia.

Tanto el Córdoba como el Granada podrían alcanzar o superar a los "granotas" al término de la 18va fecha el fin de semana, mientras que el Deportivo cuenta un punto más, 17, y no sabe lo que es celebrar una victoria a domicilio desde el pasado 15 de septiembre, cuando venció 1-0 en cancha del Eibar, equipo debutante en la primera división.

"Uno siempre quiere más, Creemos que hicimos méritos para ganar, pero el punto es positivo y vamos mejorando nuestra racha", consideró tras la igualada el zaguero deportivista, Alberto Lopo.

El Real Madrid lidera la clasificación con 39 puntos y recibe el sábado al Espanyol. Además, los blancos tienen un partido pendiente correspondiente a la 16ta fecha contra el Sevilla. Barcelona y Atlético de Madrid figuran segundo y tercero, respectivamente, ambos con 38 unidades, y se miden entre sí al cierre del domingo.

Levante y Deportivo tardaron en entrar en calor en una nada vistosa primera mitad, en que amenazó primero David Barral por los "granota" con un cabezazo picado, aunque desviado, e Isaac Cuenca protagonizó la tímida réplica deportivista al rematar un balón suelto en el área tras fallido centro de Ivan Cavaleiro, igualmente flojo y a manos del arquero.

Cavaleiro, el más activo de la ofensiva visitante, despidió la primera mitad con un intento lejano que se perdió por encima del arco defendido por Diego Mariño, y otro cabezazo forzado que también pudo controlar el portero levantinista.

La ineficacia ofensiva local quedó patente en el segundo periodo, en que las tres ocasiones de gol meridianamente claras las gestó de nuevo del Deportivo: un remate a bocajarro de José Verdú "Toché" que sacó Mariño, así como un zapatazo de Sidnei y otro derechazo de Isaac Cuenca que rebotó en la defensa y se marchó fuera. El Levante ni siquiera registró un disparo a puerta a lo largo del encuentro.

"Hay que trabajar mucho para sacar los partidos adelante, pero no pudo ser. Nos faltó tranquilidad en ataque. Hay que sumar los choques de casa de tres puntos en tres, y entendemos los pitos de la afición", resumió el levantinista Iván Morales.