Obispa EEUU será encausada por atropellar a ciclista

En una espectacular caída de gracia, la segunda dignidad episcopal de Maryland y la primera obispa de su diócesis fue acusada formalmente de homicidio imprudencial y conducir ebria después de atropellar con consecuencias fatales a un ciclista a finales de diciembre.

Heather Cook, de 58 años, se entregó el viernes a las autoridades, según su abogado, David Irwin.

Los cargos fueron presentados menos de una semana después de que la Iglesia Episcopal anunciara que había abierto una investigación sobre Cook, cuyos vínculos con esa comunidad religiosa se han extendido generaciones.

El 27 de diciembre, Cook arrolló a Tom Palermo, de 41 años, quien iba en bicicleta. Según los fiscales, Cook abandonó el lugar de los hechos durante 30 minutos y regresó después, en tanto que tenía un nivel de alcohol en la sangre de .22% después del percance. Palermo murió horas después el mismo día en un hospital cercano a causa de una lesión en la cabeza.

Menos de cuatro meses antes, Cook fue ordenada como la primera obispa de la diócesis de Maryland. Asistió a la escuela femenina episcopal y fue capellán escolar internada, auxiliar en una parroquia en Nueva York y miembro del personal de la diócesis.

El padre de Cook, que también es sacerdote, crio a su familia en la rectoría de la histórica Iglesia Episcopal Old St. Paul, en el centro de Baltimore. Según una declaración autobiográfica de Cook, cuando ella fue ordenada diácono, su padre "se quitó la estola que le cubría el cuello y la colocó en el mío".

Sin embargo, el padre de la obispo, al igual que ella, tenía un historial de alcoholismo.

En 1977, el reverendo Halsey Cook dijo en un sermón ante la congregación en Old St. Paul que era un alcohólico reincidente que buscaba tratamiento y describió el alcoholismo como "una epidemia sin control en nuestra sociedad" y una "enfermedad fatal, no sólo del cuerpo sino de la mente y el espíritu", según un artículo que publicó ese año el periódico The Baltimore Sun.

Heather Cook también tuvo problemas persistentes con el alcohol. En 2010, Cook fue acusada de conducir ebria por la costa oriental de Maryland después de que registrara una alcoholemia de .27%.

La policía encontró vino, licor y marihuana en el vehículo de ella. Los cargos de drogas fueron desechados porque Cook se declaró culpable de conducir ebria y fue puesta en libertad condicional.

La portavoz de la diócesis de Maryland, Sharon Tillman, dijo que esos cargos fueron revelados a los miembros de la comisión investigadora durante el proceso de escrutinio cuando la diócesis buscaba un nuevo obispo.

Sin embargo, la información no fue compartida con las personas --los clérigos y los miembros laicos de la iglesia-- que decidieron por votación entre cuatro finalistas.

Después de una queja presentada la semana pasada, los dirigentes nacionales de la iglesia decidieron abrir una investigación para determinar si Cook infringió la ley de la iglesia por la muerte de Palermo.

El obispo de la diócesis, Eugen Taylor Sutton, dijo el viernes en un comunicado que la comunidad está "destrozada" ante los hechos.