Obama impulsa compra de viviendas en Arizona

De pie en el epicentro de la reciente crisis de la vivienda en el país, el presidente Barack Obama impulsó el jueves planes para reducir la prima de seguro en algunas hipotecas, decisión que según la Casa Blanca pudiera ahorrar 900 dólares al año a quienes tienen un crédito y atraer a 250.000 personas que compran su primera vivienda.

El mercado de la vivienda de Arizona es ahora significativamente diferente que cuando Obama visitó el estado por primera vez semanas después de asumir el cargo en 2009. La crisis de ejecuciones hipotecarias en el estado ya se superó y los precios de la vivienda se han disparado y están casi el nivel de antes de la crisis.

"Este avance no es un accidente, no es buena suerte", dijo Obama. "Es lo que ocurre cuando hay políticas que defienden a las familias de clase media".

A pesar de la recuperación del mercado de la vivienda, a nivel nacional la venta de casas se redujo en 2014, cuando el aumento de los precios sacaron del mercado a muchos compradores potenciales.

La reducción de la prima anunciada por Obama el jueves está dirigida a hacer que más personas compren vivienda y ayudar a los propietarios a refinanciar para ahorrar. A finales de este mes, la prima de seguro de las hipotecas respaldadas por la Administración Federal de la Vivienda (FHA) bajará de 1,35% a 0,85%.

Además de los 250.000 nuevos compradores que la Casa Blanca espera atraer --una cifra que significa un aumento modesto en las ventas de viviendas-- funcionarios federales dijeron la reducción de la prima ayudaría a 800.000 propietarios a refinanciar sus hipotecas.

El presidente está en una gira por tres estados de cara a su discurso del Estado dela Unión. Obama, quien con frecuencia ha mostrado cautela de atribuirse el éxito de medidas económicas para no proyectar la imagen de que no presta atención a la población con problemas, ahora habla con más confianza. Dijo que su meta este año es hacer "que todos sientan que las cosas mejoran y que nos movemos en la dirección correcta".

Elliott Pollack, economista de Arizona, dijo que la medida "ayudaría ligeramente, pero no cambia la situación".

Sin embargo, los ahorros pudieran ser significativos para muchos propietarios. La Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces calcula que una persona que compra una casa con un depósito de 5% y una hipoteca de 175.000 dólares ahorraría 818 dólares al año, equivalente a 14.079 dólares durante los 30 años de una hipoteca tradicional.

Pero incluso con la reducción, la nueva prima de 0,85% es más alta que la norma histórica. La tasa se aumentó inicialmente para mejorar la reserva de capital de la FHA, que resultó fuertemente afectada durante la crisis y no ha logrado recuperar el mínimo de reservas que le exige la ley.

"Estas medidas son para no regresar al pasado", dijo Julián Castro, secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, quien acompañó a Obama en el viaje.

Antes de su discurso, Obama y Castro visitaron una vivienda modelo y un proyecto de desarrollo urbano afectado por la desaceleración económica. Hace dos años comenzó un plan de reurbanización, que con casi 2.000 millones de dólares en fondos federales, llena los terrenos otrora llenos de maleza y basura con viviendas unifamiliares. Después del recorrido, Obama dijo que la baja en la prima de seguro hipotecaria "pudiera ser una gran diferencia para una familia que compra su primera casa".