Granjeros EEUU cabildearán en Congreso contra embargo a Cuba

Una treintena de compañías agrícolas y alimentarias estadounidenses anunciaron el jueves que presionarán al Congreso para que ponga fin al embargo que Washington impuso a Cuba en 1962.

Representantes de las empresas, que hace un año crearon la Coalición Agrícola Estadounidense por Cuba (USACC, por sus siglas en inglés), dijeron que desean aprovechar el reciente acercamiento entre los dos países para terminar con el bloqueo comercial.

Devry Boughner Vorwerk, vicepresidenta de Cargill y presidenta de USACC, sostuvo en conferencia de prensa que "trabajaremos con los actores clave para crear las condiciones que propicien un cambio histórico. Iremos a plataformas públicas y explicaremos la necesidad moral de liberar el comercio entre ambos países".

El secretario de Agricultura Tom Vilsack dijo que el presidente Barack Obama busca conversar con el Congreso "en un debate honesto y serio sobre lo que podemos hacer para promover cambios positivos en Cuba. Ahí es donde los granjeros y agricultores estadounidenses juegan un papel".

En tanto Paul Johnson, vicepresidente de USACC, dijo a The Associated Press que la estrategia de cabildeo empieza ahora pero será de mediano plazo.

"Tienes a la Cumbre de las Américas en abril. El tema se colará en el debate presidencial en 2016 y luego por supuesto en 2018 cuando Raúl Castro deje el poder. Así que vemos esto como una progresión que comienza ahora", explicó.

Según estadísticas del Consejo Económico y Comercial EEUU-Cuba, 2014 podría ser el año de la última década con menores exportaciones estadounidenses hacia la isla.

Los agricultores estadounidenses sostienen que el principal obstáculo para vender a Cuba es una prohibición para extenderle crédito a la isla, la cual no desaparecerá aún con las medidas anunciadas el mes pasado por Obama que incluyen una disminución de las restricciones sobre los pagos que debe efectuar Cuba a los agricultores estadounidenses. Pero la ley estadounidense aún prohíbe cualquier modalidad de crédito a los entes importadores del gobierno cubano.

El gobierno estadounidense anunciará regulaciones detalladas sobre el comercio con Cuba, pero la emisión de crédito sólo puede autorizarla el Congreso, lo cual luce improbable en el corto plazo.

Washington aún prohíbe el turismo estadounidense en Cuba y el gobierno de Obama no puede eliminar el embargo sin la aprobación legislativa, un escenario improbable mientras alguno de los hermanos Castro siga gobernando la isla.

Obama culminó cinco décadas de hostilidad hacia Cuba anunciando que propiciará el restablecimiento de las relaciones diplomáticas plenas, no buscará un cambio de gobierno y eliminará restricciones para aliviar el impacto del embargo.

------

Luis Alonso Lugo está en Twitter como: https://twitter.com/luisalonsolugo

------

El corresponsal de AP en La Habana Michael Weissenstein colaboró con este despacho.