ONU denuncia limpieza étnica en República Centroafricana

Una comisión investigadora de la ONU dijo que encontró evidencia de limpieza étnica contra musulmanes en la República Centroafricana, pero que no podía probar que haya ocurrido genocidio en meses de violencia sectaria sin precedentes que dejó miles de muertos.

El informe final de la comisión, dado a conocer el jueves, dijo además que aunque la cifra reportada de muertes oscila entre 3.000 y 6.000, esos números son una "subestimación radical" de las personas muertas en los atroces combates que continúan entre cristianos y musulmanes en esa nación.

La pesquisa del panel de tres miembros Acusa a ambas partes de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, pero acusa a la milicia cristiana anti Balaka de depuración étnica contra los musulmanes. Advierte que "las principales partes claramente mantienen la capacidad para reencender la situación y desatar un nuevo ciclo de asesinatos".

Miles de musulmanes han escapado de la República Centroafricana, en un desplazamiento forzado y fatal que la ONU ya ha llamado depuración étnica.

La ONU dice que el caos es una crisis humanitaria de primer orden, apenas una de cuatro en el mundo actualmente, con Siria, Sudán del Sur e Irak. Mientras tanto, el frágil gobierno de transición está tratando de realizar elecciones en agosto del 2015.

Una misión de la ONU tomó las labores de paz de manos de la Unión Africana en septiembre, pero enfrenta una tarea enorme: Llevar la paz a un país de unos 4,6 millones de personas y escasa infraestructura. Su vasta región del norte era ya anárquica antes del estallido de la violencia y es la base de varios grupos rebeldes.

Los rebeldes musulmanes Seleka tomaron el poder en la República Centroafricana en marzo del 2013, tras derrocar al presidente que estuvo una década en el poder. Su líder renunció en enero del 2014, lo que desató una serie de ataques en represalia por los anti Balaka.