Uruguay desmiente haber expulsado a diplomático iraní

El gobierno uruguayo desmintió el viernes una denuncia del diario israelí Haaretz, que informó que un diplomático iraní fue expulsado de Uruguay por ser sospechoso de participar en enero en la colocación de un artefacto que simulaba ser explosivo en el World Trade Center de Montevideo, edificio donde está la embajada de Israel.

"El gobierno de la República Oriental del Uruguay no expulsó a funcionario diplomático alguno", dijo un comunicado del Ministerio del Interior y la cancillería.

Según el comunicado, en el episodio del artefacto encontrado en el World Trade Center "los elementos de investigación llevados adelante por el Ministerio del Interior no arrojaron prueba alguna respecto a la participación de un funcionario de la Embajada de Irán".

"La Dirección General de Información e Inteligencia no cuenta con ningún elemento que incrimine a persona alguna respecto del artefacto hallado en las inmediaciones del WTC el pasado 8 de enero del corriente año. No hay filmaciones que permitan determinar quién depositó el artefacto en el lugar donde fuera hallado", agregó el comunicado. "Las investigaciones realizadas hasta el momento, por las autoridades del Ministerio del Interior, no han arrojado elementos que comprueben participación iraní en estos hechos".

En la embajada de Irán nadie respondió al teléfono.

El 8 de enero miembros del ejército uruguayo desarmaron un artefacto que simulaba ser un explosivo en las inmediaciones de un complejo de edificios donde tiene su sede la embajada de Israel.

El portavoz del ejército, coronel Yamandú Lessa, dijo a The Associated Press que el "objeto sospechoso analizado contenía un cordón detonante... pero no tenía detonador o elemento que pudiera iniciarlo" y hacerlo explotar.

La cancillería también recordó otro episodio ocurrido el 24 de noviembre de 2014, cuando se encontró un maletín sospechoso en las inmediaciones de la Embajada de Israel. En esa ocasión "se constató la presencia de un automóvil con matrícula diplomática perteneciente a un funcionario de la Embajada de Irán".

Por ese motivo, continúa el comunicado, el día 10 de diciembre se llamó en consulta al embajador iraní en Uruguay y se le señaló que "la coincidencia de la presencia del funcionario iraní a unas decenas de metros del maletín no era afortunada y que resultaba inadmisible y obligaría a Uruguay a adoptar medidas aún más severas si se dieran circunstancias semejantes en el futuro".

La embajada iraní respondió en esa ocasión que todo era una casualidad y que el funcionario ya había culminado su período de funciones en Uruguay y "había regresado a Irán días antes de esta reunión" el (7 de diciembre de 2014.

De todos modos, Uruguay solicitó "inmediatamente esfuerzos especiales de prevención y protección respecto a la embajada de Israel, sus funcionarios y la colectividad judía en el Uruguay. Asimismo, se abrió la puerta a la cooperación israelí en materia de seguridad autorizando ambos Ministerios la visita de expertos israelíes para profundizar la investigación".

Más temprano el presidente José Mujica señaló que no haría declaraciones sobre el tema.

El senador opositor Pedro Bordaberry, del Partido Colorado, anunció a través de su cuenta en Twitter que convocará al Parlamento a los ministros de Relaciones Exteriores, Defensa e Interior para que informen sobre la situación.

Consultado por The Associated Press, Bordaberry se excusó de hacer comentarios hasta tanto no tener información oficial confirmada.

En la embajada de Israel dijeron que no harán comentarios.

"No tengo información oficial, pero no me extraña que pueda existir vinculación entre la embajada de Irán y miembros terroristas. No es algo nuevo, ya lo vivimos en la región con el atentado de la AMIA, impune desde hace 20 años", dijo a la AP Sergio Gorzy, presidente del Comité Central Israelita del Uruguay, la institución que reúne a todas las instituciones judías del país.

"Yo soy de los que les cree a los dirigentes políticos de Irán cuando dicen que su máxima ambición es destruir Israel", agregó.

Gorzy dijo tener confianza en las autoridades uruguayas y en la seguridad que otorgan a las instituciones judías.