Atlético al alza visita a un Barcelona en crisis

Después de vencer al Real Madrid en la Copa del Rey el miércoles, el pujante Atlético de Madrid asalta el domingo en la liga española el estadio del Barcelona, en momento de máxima inestabilidad para la entidad catalana.

Los azulgranas, tras perder 1-0 en cancha de la Real Sociedad por la anterior fecha liguera, vieron cómo la relación entre el astro argentino Lionel Messi y el entrenador, Luis Enrique, se deterioraba hasta tal punto que el presidente, Josep Maria Bartomeu, se sintió forzado el miércoles a convocar elecciones para el final de temporada.

El Real Madrid tampoco tiene demasiados motivos para festejos luego de encadenar tres derrotas consecutivas desde que hilvanara 22 victorias seguidas en todas las competiciones y se proclamara campeón del Mundial de Clubes para cerrar 2014. Los blancos han perdido un amistoso ante el Milan por 4-2, un duelo de liga por 2-1 con el Valencia y otro el miércoles, en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, 2-0 frente al Atlético.

Pero las aguas no bajan tan turbias como en Barcelona. Pese a la reciente mala racha, el Madrid sigue líder del campeonato con 39 puntos y con un partido menos respecto a sus perseguidores, correspondiente a la 16ta fecha. Recibe el sábado a un rival menor como el Espanyol, que transita sin pena ni gloría por la zona media de la clasificación.

"Hablar de crisis es exagerado", declaró el técnico Carlo Ancelotti tras el revés en la copa, consciente de que Atlético y Barsa marchan a rebufo en la liga, ambos con 38 unidades, y deben medirse entre ellos.

El incendio barcelonista para arrancar 2015 se propagó rápido, alcanzando todos los estamentos del club desde que Messi regresó con retraso --pactado con Luis Enrique-- de sus vacaciones navideñas. Del desencuentro con el técnico en el primer entrenamiento del año se pasó a la suplencia en San Sebastián y a la ausencia del astro de la sesión preparatoria del lunes, día en que fue cesado el director deportivo Andoni Zubizarreta.

Luis Enrique ni confirmó ni desmintió tener mala relación con Messi el miércoles, cuando Bartomeu decidió anunciar el adelanto de los comicios presidenciales. Y, ante tanto ruido extradeportivo, el Elche llegaba el jueves al Camp Nou para el partido de ida de la copa. En la morbosa convocatoria azulgrana figuró finalmente Messi, oficialmente debilitado por una "gastroenteritis" el lunes; así como Neymar, quien había arrancado de suplente junto al argentino frente a la Real.

Pero la visita que realmente preocupa al entorno "culé" es la del Atlético, que sigue al acecho de la punta sin excesivo ruido. La entidad rojiblanca lucha por dejar atrás los trágicos incidentes desatados por sus ultras a finales de noviembre, dando un paso al frente sobre la cancha y magnificando el poder de su hinchada, que gozó entre semana de la última victoria sobre el Madrid, la tercera consecutiva en un clásico ciudadano.

El equipo dirigido por el argentino Diego Simeone tampoco pierde con el Barsa desde mayo de 2013 y regresa al estadio donde se proclamó campeón del torneo pasado, cuando validó un empate por 1-1 en la última fecha. Se presenta, además, reforzado con el fichaje del goleador Fernando Torres, de vuelta al club donde se crió, y la más reciente incorporación del talentoso volante Rubén Gracia "Cani", cedido por el Villarreal.

Luis Enrique, en cambio, mantiene en duda por lesión el concurso del organizador Xavi Hernández, socio predilecto de Messi, y deberá encontrar la fórmula para activar el tridente ofensivo de lujo que forman el rosarino, Neymar, y el uruguayo Luis Suárez.

Messi, además, será homenajeado previo al choque por superar el récord de goles en la historia de la liga el pasado 23 de noviembre, hasta entonces propiedad de Telmo Zarra, con 251.

El Espanyol no gana en cancha del Madrid desde 1996 y se prevé que Ancelotti dé rienda suelta a Cristiano Ronaldo tras iniciarlo de suplente en el duelo con el Atlético. La próxima entrega del trofeo Balón de Oro motiva al portugués, destacado máximo cañonero liguero con 26 dianas; aunque también inquieta el choque de vuelta contra los rojiblancos del jueves siguiente.

El cuarto clasificado Valencia espera seguir sumando alegrías tras tumbar al Madrid en la liga y al Espanyol en la copa, y visitará la cancha del Celta de Vigo que dirige el argentino Eduardo Berizzo, tocado tras siete fechas sin ganar en el campeonato y la derrota copera de local, 4-2 frente al Athletic de Bilbao.

El Villarreal, sexto e inquilino de la última plaza que da boleto a jugar copas europeas, juega en cancha del séptimo Málaga el sábado, cuando el técnico Quique Sánchez Flores también se estrenará en la liga, dirigiendo al Getafe frente al Eibar.

La 18va fecha arranca el viernes con el cruce Levante-Deportivo La Coruña, cierra el lunes con el Rayo Vallecano-Córdoba y se completa el domingo con las visitas de la Real Sociedad al Granada y del Elche al Athletic.