Camboya: corte de jemeres rojos retoma juicio por genocidio

El tribunal de Camboya para los jemeres rojos reanudó el jueves su proceso por genocidio contra los líderes sobrevivientes más ancianos del antiguo régimen, con la comparecencia del primer testigo que hablará en contra de los convalecientes octogenarios.

El proceso se pospuso en noviembre después de que los abogados de la defensa amenazaran con un boicot porque dijeron que aún estaban trabajando para apelar un veredicto previo.

Khieu Samphan, jefe de estado del régimen en la década de 1970, y Nuon Chea, mano derecha del fallecido líder del grupo comunista, Pol Pot, fueron condenados a cadena perpetua en agosto tras ser declarados culpables de crímenes contra la humanidad. Ahora se les juzga por otros cargos de genocidio contra minorías, así como violaciones y matrimonios forzosos, delitos que hasta ahora no se habían llevado a un tribunal.

Se estima que unos 1,7 millones de personas murieron de hambre, enfermedad y ejecuciones debido a las políticas extremistas del grupo, y hay una creciente preocupación de que los dos hombres pudieran morir antes de que se complete el juicio por genocidio.

La sesión del jueves terminó pronto, a mediodía, porque Khieu Samphan, de 83 años, sufría mareos y tensión alta. Nuon Chea, de 88 años, no compareció ante el tribunal y siguió el proceso a través de una cámara desde una celda debido a su mala salud.

El testigo que habló el jueves, Meas Sokha, de 55 años, es uno de las docenas de sobrevivientes que se espera testifiquen ante el tribunal.

Respondiendo a preguntas de la fiscalía, Sokha dijo que 12 de sus parientes, incluyendo sus padres, habían sido arrestados. Varios de ellos fueron ejecutados por las autoridades, dijo.