EEUU: Marco Rubio dice que puede ganar las elecciones

El senador Marco Rubio afirma que puede ganar las próximas elecciones presidenciales. El republicano por Florida resta importancia a preocupaciones de que sus probabilidades son amenazadas por su potencial rival y mentor político, el ex gobernador Jeb Bush.

En una entrevista con The Associated Press, el senador de 43 años, en su primer período en la cámara alta, dijo todavía no ha tomado una decisión final si se postulará a la reelección en el Senado o se inclinará por aspirar a la Casa Blanca pero mostró más confianza que nunca sobre una candidatura en 2016.

"Creo que si decido postularme para presidente tenemos la ruta que me permitirá ser un candidato muy, muy competitivo", dijo Rubio.

"No puedo garantizar un triunfo. Seguramente estas elecciones serán muy competidas y hay factores que están fuera de nuestro control que serán determinantes", dijo. "Pero si tomamos la decisión de ir la presidencia creo que podemos armar una organización y recaudar el dinero necesario para ganar".

Rubio dijo el miércoles que se decidirá por una de las dos opciones. "Si decides buscar la presidencia de Estados Unidos tienes que concentrarte en eso", dijo. "No voy a buscar una estrategia de salida en caso de que las cosas no funcionen".

Si Rubio se postula a la presidencia, se unirá a un grupo que se espera incluya a Jeb Bush, el senador por Kentucky Rand Paul y se senador por Texas Ted Cruz. Su mayor desafío, no obstante, lo representa Bush, quien el mes pasado dijo que estudiará la posibilidad de competir por la candidatura y en semanas recientes ha puesto los cimientos para lanzar su campaña a nivel nacional.

"Hay muchas personas talentosas en el Partido Republicano", dijo Rubio en referencia a Bush, quien gobernó Florida cuando el senador iniciaba en la política. "Jeb es uno de ellos pero hay otros".

Rubio se ha convertido en una de las voces más agresivas de los republicanos en temas internacionales durante su período en el Senado. También puede ufanarse de ser uno de los pocos republicanos que impulsó una reforma migratoria en 2013 además de haber forjado una reputación de conservador en asuntos culturales, de salud y asuntos internacionales.

Rubio tiene preparada una serie de entrevistas la próxima semana en la que promoverá su nuevo libro y luego hará una gira de presentaciones del libro durante el receso del Senado en febrero. En el libro que aparecerá la próxima semana confronta a sus críticos y se niega a disculparse por promover una reforma que incluye una vía para dar la ciudadanía a inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización.

"Cuando la gente escucha que tenemos a más de 12 millones de personas viviendo ilegalmente aquí se piensa que están aprovechándose de nosotros", escribe Rubio en "American Dreams: Restoring Economic Opportunity for Everyone" (Sueños estadounidenses: Cómo recuperando las oportunidades económicas para todos).

"Ven lo complicado que es encontrar un trabajo estable y bien pagado", señala, "y se preocupan porque creen que más personas significa más competencia para trabajos de por sí escasos".

Aunque Rubio critica a sus "detractores" de su propio partido quienes se oponen a cualquier adaptación a las leyes de inmigración, en el libro se pronuncia a favor de la opción de una ocasión a la vez que respaldan algunos conservadores.

En la entrevista del miércoles Rubio dijo estaba más interesado en arreglar el sistema migratorio "arruinado" que en el debate político en torno a este.

"Competí por este puesto para identificar los problemas y resolverlos", dijo. "Ahora hemos tratado de resolverlos a través de una ley amplia. Es evidente que ese enfoque no funcionará".