Obama: El resurgimiento de Estados Unidos es real

Pregonando un resurgimiento económico estadounidense, el presidente Barack Obama inició el miércoles una gira por tres estados que tiene la intención de atribuirse el mérito del reciente crecimiento y desafiar el ímpetu del nuevo liderazgo republicano en el Congreso.

"Estamos entrando al nuevo año con una nueva confianza de que Estados Unidos está resurgiendo", dijo Obama en una planta de ensamblaje de Ford en Michigan, un estado en el núcleo tanto de la caída como de la recuperación de la industria automotriz estadounidense.

De Michigan, Obama iría rumbo a Phoenix, donde anunciaría primas de seguro más bajas para hipotecas con respaldo gubernamental. La Casa Blanca dijo que la reducción por parte de la Administración Federal de Vivienda significa que los compradores de casa nueva y quienes refinancian con la agencia pagarían 900 dólares menos anuales de lo que lo harían de otra manera, con el fin de que más estadounidenses sean propietarios de su casa.

La gira de Obama ocurre en medio de un sorprendente estallido de impulso para la Casa Blanca después del desastroso desempeño de los demócratas en las elecciones intermedias. Junto a señales de progreso económico, el presidente ha presentado además una serie de acciones ejecutivas y visto cómo han comenzado a subir los índices de aprobación a su gestión al frente del gobierno.

También el presidente ha hablado optimistamente respecto a oportunidades para cooperar con los legisladores republicanos sobre asuntos como comercio y reforma fiscal. Pero primero ocurrirán grandes choques entre la Casa Blanca y el nuevo liderazgo republicano.

La Casa Blanca ha amenazado con vetar dos piezas prioritarias de legislación para el Partido Republicano: una iniciativa de ley aprobando la construcción del oleoducto Keystone XL y otra medida que podría incrementar la definición de la ley de atención médica sobre lo que es un trabajador de tiempo completo de 30 horas por semana a 40.

"Parece que con cada nuevo día que tenemos hay una nueva amenaza de veto del presidente", dijo Mitch McConnell, líder de la mayoría en el Senado. Obama y los líderes del Congreso agendaron para el martes su primera reunión del año.

En un esfuerzo de neutralizar las amenazas de veto con nuevas ideas, la Casa Blanca planea utilizar las próximas semanas para delinear propuestas que discutirá el presidente el 20 de enero en su discurso sobre el Estado de la Unión. El enfoque marca un cambio respecto a la usual estrategia de la Casa Blanca de permanecer silenciosa respecto a nuevas propuestas hasta el discurso anual ante una sesión conjunta del Congreso.

"Pensé que comenzaría esta semana", dijo Obama. "Pensé, ¿por qué esperar?".

___

Julie Pace está en Twitter en http://twitter.com/jpaceDC