Barsa: Bartomeu convoca elecciones presidenciales

El actual presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, anunció el miércoles que convocará elecciones a la presidencia de la entidad catalana en una fecha por determinar, una vez que concluya la presente temporada.

"Hemos decidido convocar elecciones al final de temporada para rebajar la tensión que sufre el club en los últimos días y que nos parece que no se ajusta a la realidad y es desproporcionada: Socialmente, el club está funcionando bien, económicamente también y, deportivamente, nuestros equipos están en todas las competiciones luchando por títulos. Pero la tensión y el ruido no son los adecuados para llevar el club", expuso como principal razón Bartomeu en un esfuerzo por capear la crisis que azota el club catalán.

En la rueda de prensa del miércoles, Bartomeu dijo confiar en la continuidad de Lionel Messi y dio otro voto de confianza al entrenador Luis Enrique, muy criticado en las últimas fechas por su tensa relación con el astro argentino.

"Pido a los futuros candidatos que actúen con responsabilidad y fairplay, como hemos hecho nosotros. Al final lo más importante es que nos estamos jugando títulos y éxitos. Pido que se apoye al equipo", insistió el todavía máximo mandatario y futuro candidato electoral ante el turbio panorama que vive el entorno azulgrana, con el reciente cese del director deportivo Andoni Zubizarreta y el evidente distanciamiento entre Messi y Luis Enrique.

"No diré si hay o no tensión. En eso no nos metemos. Pero, como presidente, me preocupan todos los temas. He tenido contacto con Messi y Luis Enrique en los últimos días, como con otros jugadores. Necesitamos un esfuerzo colectivo e ir todos juntos por el mismo camino. No hay ninguna duda de que Luis Enrique es la persona idónea para llevar el proyecto adelante", ratificó.

"Lo del expediente disciplinario (de Luis Enrique a Messi) es totalmente falso y una manera de hacer daño al club. Ya lo desmentimos ayer. Messi tiene contrato hasta 2018 y hace poco lo celebramos. Está contento, feliz y con ganas de ganar. Se ve en el campo. Estamos muy tranquilos respecto a su continuidad", aseguró Bartomeu.

El Barcelona clasifica segundo en el campeonato con 38 puntos, uno menos que el líder Real Madrid, que cuenta un partido menos, y los mismos que el vigente campeón Atlético de Madrid, que visita el domingo a los azulgranas por la 18va fecha.

Antes, los barcelonistas jugarán en casa por primera vez desde que perdieran 1-0 la pasada jornada en cancha de la Real Sociedad, derrota que desencadenó el despido de Zubizarreta el lunes y tensó aún más la deteriorada relación entre Messi y Luis Enrique, quien relegó al astro argentino a la suplencia. El choque será el jueves por la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, frente al Elche.

El club catalán ya sufrió un duro revés el pasado 30 de diciembre, cuando el TAS ratificó la sanción por parte de la FIFA que le prohibía fichar jugadores hasta dentro de un año por vulnerar las normas respecto a la contratación de futbolistas menores de edad. Zubizarreta puso nuevamente su cargo a disposición de la entidad el domingo en San Sebastián, aunque recordando que el máximo responsable deportivo en el momento de la sanción era Bartomeu.

"Soy un firme defensor de Zubizarreta, pero en las últimas semanas hubo una pérdida de confianza. Son cosas que pasan en este mundo y tomé la decisión, como antes le había dado toda mi confianza. Ha hecho cosas muy buenas y otras no tan buenas", explicó el presidente, quien también referenció las palabras del ya ex director deportivo en Anoeta. "Fue la gota que colmó el vaso, pero ahora empieza una nueva etapa y buscaremos un nuevo director deportivo con tranquilidad que seguro que ayudará a Luis Enrique", dijo.

El fulminante cese de Zubizarreta y sus ayudantes no agradó al técnico, quien horas antes de la rueda de prensa de Bartomeu, expresó su malestar. "Es una noticia muy triste, no sólo porque me trajeron al club, sino porque son tres personas preparadísimas, leales y honestas que han hecho un trabajo encomiable. A mí me debilita. Luego hay una rueda de prensa del presidente y podrá explicar sus motivos. Yo sólo tengo palabras de elogio para ellos".

Bartomeu, formó parte de la directiva del Barsa por primera vez bajo la presidencia de Joan Laporta en 2003, con el que acabaría rompiendo junto al entonces vicepresidente, Sandro Rosell.

El actual máximo mandatario azulgrana regresó en 2010 a la entidad secundando a Rosell, quien ganó las elecciones y dimitió el 23 de enero de 2014, salpicado por las irregularidades en el fichaje del brasileño Neymar.

Desde entonces, Bartomeu ha dirigido al club, expresando primero su deseo de presentarse a los comicios inicialmente programados para junio de 2016, y finalmente adelantados un año por la creciente presión social.