Hong Kong inicia segundo debate sobre elección de líder

Legisladores de Hong Kong a favor de la democracia abandonaron la cámara el miércoles para protestar por la intención del gobierno central de aferrarse a su propuesta de filtrar a los candidatos para las elecciones a jefe ejecutivo de la ciudad en 2017, un asunto que provocó masivas protestas callejeras durante el otoño boreal.

La secretaria en jefe Carrie Lam, el segundo cargo de poder en el enclave semiautónomo, abrió la segunda consulta sobre el proceso electoral ofreciendo un discurso en el Concejo Legislativo. Legisladores alineados con el movimiento prodemocrático que reclaman elecciones libres protestaron al instante alzando paraguas amarillos -- símbolo de las protestas -- abandonaron la cámara.

Los legisladores prodemocracia tienen el 40% de los escaños de la asamblea, suficiente para bloquear el plan electoral.

Acusan a los líderes de Hong Kong y de la China continental de romper las promesas de permitir que la ciudad elija a su jefe ejecutivo a través del sufragio universal. El gobierno central se había comprometido a convocar esta elección cuando el centro financiero de 7 millones de habitantes pasó a su poder en 1997 tras ser colonia británica. Se adoptó una forma de autonomía llamada "un país, dos sistemas".

"El boicot es para representar nuestra protesta contra este gobierno que ha engañado al pueblo de Hong Kong en lo referente a la reforma política", dijo la legisladora Claudia Mo, que se unió a la protesta. "Durante años, los demócratas en general intentamos aplacar a Beijing y ser moderados e intentar negociar, y todo sin éxito y ahora sabemos que tenemos que plantarnos firmes por nuestra generación más joven".

Una consulta previa, de diciembre de 2013 a mayo de 2014, se vio seguida por un informe en agosto que recomendaba el plan de Beijing de formar una comisión que filtrase a todos los candidatos. Se cree que ese comité sería favorable al gobierno central.

Lam instó a los legisladores pro democráticos a participar en la consulta y alegó que un voto popular, incluso con las normas de Beijing, sería un paso importante hacia la democracia en la ciudad.

"Insto a los miembros a pensarlo dos veces y no destruir por completo el espacio limitado para la discusión política antes incluso de que haya comenzado la segunda consulta, dijo Lam a un cámara medio vacía. "Muchos de mis amigos son muy pesimistas sobre si podrá aprobarse esta propuesta de sufragio universal (...) Vamos a hacer nuestros mejores esfuerzos hasta el último momento".

El gobierno de Hong Kong informó el martes en un reporte que sigue comprometido con un plan que pide a los candidatos ser elegidos por un comité que se cree favorece a Beijing. El plan se acordó en agosto, provocando que miles de manifestantes tomaran las calles de la ciudad durante más de dos meses para pedir candidaturas abiertas al puesto de líder de jefe ejecutivo.

En su comunicado, el gobierno local señaló que "el desarrollo constitucional es un asunto extremadamente polémico", pero que una "aspiración común" de los hongkoneses, su gobierno y las autoridades Beijing es introducir una votación acorde a la Ley Básica del enclave y la decisión del Comité del Congreso Nacional Popular Chino.

El consejo debe aprobar por mayoría de dos tercios un plan electoral que será entregado a las autoridades centrales chinas.

Willy Lam, analista político en la Universidad de Hong Kong, dijo que las autoridades locales están intentando convencer al menos a 4 de los 27 parlamentarios pro democráticos de que apoyen el plan del gobierno, y así obtener el respaldo suficiente para aprobarlo. La líder de la ciudad mencionó en su discurso concesiones como una apertura del comité de candidaturas a más secciones de la sociedad.

"Aún hay algo de espacio para el cambio, lo que podría persuadir a algunos de estos legisladores pan democráticos moderados", señaló Lam.

___

Jack Chang informó desde Beijing.