EEUU: Comandante se declara culpable de corrupción

Un comandante de la Armada de Estados Unidos se declaró culpable el martes en un extenso ardid de sobornos que involucró a un contratista en Asia que supuestamente ofreció viajes de lujo, prostitutas y otros beneficios a oficiales a cambio de información confidencial.

José Luis Sánchez, de 42 años, es el oficial de mayor rango en declararse culpable en el caso, el cual sacudió a la Armada cuando se presentaron por primera vez los cargos en 2013. Enfrenta un castigo máximo de 20 años en prisión cuando sea sentenciado el 27 de marzo por soborno y asociación delictuosa para cometer actos de corrupción.

Sánchez admitió haber aceptado sobornos valuados en entre 30.000 y 120.000 dólares entre los años de 2009 y 2013, incluida una prostituta, 7.500 dólares para viajar de Asia a Estados Unidos y cinco días en el lujoso hotel Shangri-La de Singapur, de acuerdo con la declaración de 24 páginas. A cambio, él daba información secreta de horarios de buques y submarinos de la Armada y diversa información interna a Leonard Glenn Francis, director ejecutivo de una compañía con sede en Singapur que proporcionaba servicios a barcos en puertos.

A Sánchez, que vive en San Diego y permanece activo en la Armada, se le pidió leer en silencio cuatro partes del acuerdo de culpabilidad y decir si las malas acciones descritas eran correctas.

"Sí, señor", respondió cada vez al magistrado federal David Bartick. Un anexo de cinco páginas en el acuerdo fue presentado sellado.

Francis, conocido en los círculos militares como "Gordo Leonard", y su empresa Glenn Defense Marine Asia Ltd. (GDMA, por sus siglas), dio servicio a los buques de la Fuerza Naval durante 25 años. Los fiscales dicen que compró información que permitió a su compañía cobrarle de más a la Armada por servicios portuarios en Asia por al menos 20 millones de dólares desde 2009.

Francis fue arrestado en septiembre de 2013 y se ha declarado inocente.

Sánchez, uno de cuatro oficiales de la Armada acusados en el caso, tuvo puestos cruciales en Singapur y Japón antes de ser reasignado a Tampa, Florida, en 2013.

Él es la quinta persona que se declara culpable en el caso y el segundo militar después de Daniel Layug, un suboficial que admitió haber proporcionado a Francis horarios secretos de navegación y otra información interna de la Armada.

El juez aceptó que a Sánchez se le retire un monitor que permite localizar su ubicación mientras esté libre bajo fianza, y le autorizó respaldar dicha fianza con activos de su madre y hermana, en lugar de su propiedad. No puede irse del sur de California, excepto para visitar a su abogado.

El comandante Michael Vannak Khem Misiewicz, de 47 años, fue acusado el martes de siete cargos adicionales de cohecho. Misiewicz, también de San Diego, se ha declarado inocente de asociación delictuosa para cometer actos de corrupción.

"El comandante Sánchez vendió su comando y a su país por dinero de sobornos, habitaciones en hoteles de lujo y los servicios de prostitutas", dijo Leslie R. Caldwell, asistente del fiscal general. "Después de la declaración de hoy, en lugar de noches gratuitas en el hotel Shangri-La, Sánchez enfrenta muchas noches en una prisión federal".