Empleado de Ravens comparece por acusación de delito sexual

Un mujer que acusó al director de seguridad de los Ravens de Baltimore de manosearla en el estadio del club tras un partido de diciembre retiró la solicitud de que se emitiera una orden judicial para el que hombre no pudiera acercarse a ella.

El abogado de la mujer de 34 años trabajadora del servicio de limpieza dijo el martes que ella está conforme con que los fiscales hagan cargo del caso contra Darren Sanders.

"Está muy confiada en que será procesado y está de acuerdo con eso", dijo el abogado Steven Heisler. The Associated Press no usa el nombre de personas que dicen haber sido víctimas de violencia sexual.

Un juez de Baltimore hizo caso a la petición y desestimó los procedimientos para emitir la orden.

Sanders, de 48 años, quien fue policía de Baltimore, está acusado de un delito sexual en cuarto grado con base en las acusaciones de que tocó el pecho y trasero de la mujer, y la besó sin su aprobación cuando ella la acompañaba a su auto.

Sanders rechaza las acusaciones y está de licencia con paga. El funcionario de Ravens tuvo un papel en el caso de violencia doméstica que involucró al exjugador de Ray Rice. Éste presentó una queja contra su exequipo por su despido, luego de que golpeara a su entonces novia en el elevador de un casino en Atlantic City.

El abogado de Sanders, Warren Alperstein, dijo que nueve testigos están listos para declarar a favor de Sanders y dirán que no hizo nada malo el día del partido.

El juicio está programado para el 9 de febrero.

La orden habría impedido que Sanders se acercara al estadio M&T Bank por seis meses. Los Ravens, que enfrentan a los Patriots de Nueva Inglaterra este fin de semana en la postemporada, no volverán a jugar en su estadio hasta la próxima campaña.