Paraguay: gobierno escuchará reclamo de crucificados

El gobierno escuchará las demandas de los cinco exobreros contratistas de la hidroeléctrica Itaipú que se crucificaron para llamar la atención de sus casos, anunció el martes el ministro del Trabajo.

El ministro Guillermo Sosa remitió una nota a Carlos González, líder de la Coordinadora de Ex Trabajadores de Itaipú y Contratistas, en la que le anuncia que el 26 de enero los atenderá pero en la reunión estarán representantes paraguayos de la usina Itaipú, que Paraguay administra conjuntamente con Brasil

"Con esta noticia, suspendimos la sexta crucifixión", dijo González en entrevista con The Associated Press, pero aclaró que "los otros cinco compañeros continúan clavados, cada uno a su cruz de madera enfrente de la embajada de Brasil", en Asunción.

Los cinco son parte de los 9.000 exobreros paraguayos que trabajaron para la construcción de la usina sobre el río Paraná entre 1974 y 1996.

González reiteró que "desde hace 25 años venimos reclamando el pago retroactivo de varios beneficios sociales que las empresas contratistas paraguayas, bajo la dirección de Itaipú, se negaron a cumplir".

"Esos beneficios sociales estaban establecidos en el protocolo firmado por los gobiernos de Paraguay y Brasil en 1973 cuando se resolvió construir la hidroeléctrica. Las compañías brasileñas, por su lado, pagaron a sus empleados", añadió.

Cada uno de los 9.000 exobreros paraguayos pide 40.000 dólares.