Nueve muertos en Michoacán en enfrentamientos con ejército

Dos enfrentamientos entre el ejército y civiles armados en el estado de Michoacán dejaron el martes al menos nueve muertos, informaron las autoridades.

Los choques, ocurridos en la localidad de Apatzingán ubicada en la conflictiva zona conocida como Tierra Caliente, se desataron la madrugada del martes cuando el ejército desarrolló un operativo para retomar el control del edificio de la alcaldía, que había sido ocupado días antes por civiles armados, informó Alfredo Castillo, Comisionado Federal para Michoacán nombrado por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

"Hubo un primer enfrentamiento, se detiene a 44 personas con 13 armas largas y 23 vehículos", dijo Castillo, que añadió que también se había requisado una granada de fragmentación.

Agregó que "en este enfrentamiento hay dos policías federales heridos y una persona fallecida. La necropsia indica que es por atropellamiento al momento de escapar".

Posteriormente se produjo un segundo choque, de peores consecuencias.

"De estos 23 vehículos asegurados el ejército hacia un traslado al corralón y un grupo armado pretendió despojar al ejército de estos vehículos y se dio un enfrentamiento. Hay ocho personas fallecidas y dos personas lesionadas. Estoy lo tenemos que validar y hay que tomar declaraciones", dijo Castillo sobre el incidente que no dejó bajas en las filas del ejército ni de la policía federal.

Los vehículos presuntamente pertenecían a quienes habían tomado el control del edificio de la alcaldía, a quienes Castillo no identificó como miembros de ninguna agrupación del crimen organizado.

La situación en Michoacán se ha deteriorado en las últimas semanas.

Los nueve muertos del martes se suman a los 11 de mediados de diciembre cuando dos grupos de la Fuerza Rural, creada para desmovilizar y desarmar a las autodefensas que se levantaron en armas en 2013 contra el cártel de los Caballeros Templarios, se enfrentaron en el cercano municipio de Buenavista.

Por ese evento hay 37 miembros de la institución en la cárcel, entre los que se encuentran Hipólito Mora, uno de los fundadores del movimiento de autodefensas y Luis Torres, más conocido como "Simón El Americano", líder de un grupo enfrentado al de Mora.

Ambos se acusan de haber sido los primeros en atacar y de disparar en defensa propia cuando el grupo de Torres pasaba con una caravana de vehículos frente a una barricada controlada por el grupo de Mora.

"Fue un problema de bravuconería, de me dejas pasar y no te dejo pasar", dijo Castillo.

Pese a los incidentes y el alto número de muertos en enfrentamientos, Castillo dijo que la violencia en Michoacán no es generalizada y sostuvo que el objetivo original de la intervención en el estado fue "evitar una guerra entre grupos de civiles armados que se tomaban pueblos", algo que se ha cumplido con la creación de la Fuerza Rural y la presencia del ejército y la policía federal en algunos municipios.

Castillo afirmó que el crimen organizado ya no tiene el control de Michoacán y definió la situación actual como de una "pulverización" y una "fragmentación" del control del territorio.

Si hace un año sólo se hablaba de los Caballeros Templarios, cuyo líder Servando Gómez "La tuta" nunca ha sido localizado, ahora se habla de varios grupos que compiten entre sí. Los H3, los viagras y el Cártel de Jalisco.

Estos grupos son los que se están peleando por "microterritorios" a través de una dinámica de alianzas móviles y cambiantes, expuso el comisionado.

"Michoacán puede tener hoy la dinámica delincuencial de cualquier entidad federativa como delitos patrimoniales o lesiones, la propia de su idiosincrasia" explicó Castillo, quien cree que lo que sucede en el estado "no es problema un problema de seguridad pública sino de conflictividad social, de un grupo que se quiere imponer sobre otro".

--------

Siga a Alberto Arce en Twitter: https://twitter.com/alberarce